Javier Quero

Resulta que somos culpables

Quedan diez minutos para que algún gurú de la intelectualidad pijo progre asegure que los culpables de la matanza de París son los 129 ciudadanos asesinados por haberse puesto delante de las bala

Opinión

Resulta que somos culpables
Javier Quero

Javier Quero

Español. Periodista. Humorista. Ilustrador. Fundador de creActivos. Observador estupefacto. Superviviente.

Quedan diez minutos para que algún gurú de la intelectualidad pijo progre asegure que los culpables de la matanza de París son los 129 ciudadanos asesinados por haberse puesto delante de las bala

Pase que nos torturen a diario con el tostón de su demagogia populista desde el púlpito de su falsa superioridad moral. Pero que además pretendan convencer al personal de que alguna razón ampara a los asesinos, sobrepasa los límites de lo tolerable.

A la masacre del viernes noche le siguió la consabida excitación de la corrala digital. Así, fue posible leer las más inspiradas memeces resumidas en 140 caracteres y en un principio común: nos están matando porque nos lo merecemos, porque somos pérfidos capitalistas que vivimos bien procurando que los árabes vivan mal. Cabe preguntarse si para estos adalides del pensamiento cursi progre, las cientos de niñas nigerianas secuestradas por integristas islámicos para convertirlas en esclavas sexuales también tenían bien merecido su desdichado destino. Estaría bien saber si, según los voceros de la caterva progresí, las mujeres legalmente condenadas a muerte, acusadas de adulterio, forman parte de la conspiración de los países occidentales. Sería deseable conocer si tan sesudos culturetas consideran razonables las decapitaciones, las amputaciones, las violaciones de derechos humanos o la violencia de género ejercida cada día en nombre de Alá y si las víctimas de todas ellas, tan musulmanas como sus ejecutores, también son culpables.

En una cosa sí somos culpables, si acaso por inocentes: en Occidente nos hemos empeñado en que los países islámicos abracen nuestro modelo de libertades, ignorando que Islam y democracia son términos antagónicos.

Contexto

    Más de este autor

    El carnaval de los pactos

    Pedro Sánchez, el político con más vetos que votos, es la nueva reina del carnaval. En la chirigota de los pactos, la habilidad para cambiar de disfraz es vital. De ahí que el líder socialista tiña de naranja las líneas rojas que le separaban de Ciudadanos, y lo que eran «las derechas» se transformen en «los derechos». Más complejo es lograr una máscara del agrado de Podemos, cuyos dirigentes sospechan que Sánchez pretende ponerse morado con acuerdos en blanco para superar su marrón. Y así ocurre, que le sacan los colores. Por alcanzar la investidura, Sánchez cambia su vestidura y falla como en los Goya, donde apostó por la indumentaria informal y se encontró con Iglesias dentro de un smoking que le venía como el cargo de vicepresidente, muy grande.

    Opinión

    Aquellos reyes

    Éramos niños ilusionados. Esperábamos a los reyes sin tener pajolera idea de lo que representaba la monarquía. Escribíamos cartas antes de que las nuevas tecnologías liquidaran la correspondencia en papel. Pedíamos regalos con la amenaza constante de descubrir en los zapatos un pedazo de carbón, sin considerar la relación de tal mineral con la crisis energética. Acudíamos a la cabalgata a pesar del riesgo de perder un ojo alcanzado por un proyectil con forma de caramelo, lanzado con muy mala leche desde carrozas, cuando tal nombre aún no se aplicaba a los venerables ancianos. Preparábamos viandas para los monarcas y sus camellos, que por aquel entonces sólo eran animales con joroba y no comerciantes furtivos de sustancias ilegales. Y la noche del 5 de enero caíamos en un sueño inquieto deseando un amanecer temprano.

    Opinión

    Más en El Subjetivo

    Jordi Bernal

    El mal menor, dicen

    «Sorprende que los representantes de Vox, que se llenan la boca con la nación y su fanfarria, se tomen tan a la ligera la Cámara de la representación de la soberanía nacional»

    Opinión