Nicmer Evans

Revocar a Maduro o defender un derecho

Venezuela para el exterior, se divide entre quienes quieren impedir el revocatorio y quienes quieren secuestrar el derecho a revocarlo para su beneficio sectorial. La verdad es que en Venezuela hoy, la mayoría del pueblo venezolano quiere ejercer su derecho a votar en un revocatorio para expresar su descontento y destrabar el juego político, pero eso no implica automáticamente un apoyo a la llamada Mesa de la Unidad Democrática que encabeza la oposición de derecha en el país.

Opinión

Revocar a Maduro o defender un derecho
Nicmer Evans

Nicmer Evans

Politólogo, M.Sc. Psicología Social, comunicador alternativo, Director de Visor 360 Consultores. Marea Socialista.

Venezuela para el exterior, se divide entre quienes quieren impedir el revocatorio y quienes quieren secuestrar el derecho a revocarlo para su beneficio sectorial. La verdad es que en Venezuela hoy, la mayoría del pueblo venezolano quiere ejercer su derecho a votar en un revocatorio para expresar su descontento y destrabar el juego político, pero eso no implica automáticamente un apoyo a la llamada Mesa de la Unidad Democrática que encabeza la oposición de derecha en el país.

Hoy 50,5% de los venezolanos no se identifica ni con el Psuv, partido de gobierno, ni con la ya mencionada Mud. Eso indica que poco más de la mitad del país no favorece parcialidad política, pero igual cree en la democracia y ejerce su derecho, y eso es lo que correctamente debe significar defender el Referendo Revocatorio, que es un derecho establecido en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela logrado a través de un proceso constituyente desde 1999.

Sin embargo, es falso que el Referendo Revocatorio solucione los serios problemas que vive el país. Este derecho es apenas una de las herramientas, que puede servir para desanudar el entramado de complicaciones en las que hoy el sistema político y económico venezolano está inmerso.

Es por ello indispensable la reinstitucionalización de la república, con base en la defensa de los derechos constitucionales inherentes a un sistema democrático otorgado por el mismo pueblo en ejercicio de soberanía.

Más de este autor

Otro premio nobel a la “no” paz

Santos no es tan santo. De la mano de Uribe, el pragmático Santos, para llegar al poder, bajo la más ramplona interpretación de “El Príncipe” de Maquiavelo, bombardeo Ecuador, estuvo a punto de hacer la guerra con la Venezuela de Hugo Chávez, e hizo una operación de rescate al mejor estilo de Hollywood, con asesores directos de los mejores estudios.

Opinión

El “No” y la abstención colombiana

Desde afuera de la realidad e idiosincrasia colombiana, el “NO” parecía imposible, parecía insólito. De primera vista, era como estar en contra de la paz, y eso es totalmente irracional, aunque sin embargo en nombre del bien se ha hecho en la historia mucho, pero mucho mal. 

Opinión

Más en El Subjetivo

Nicolás Sesma

Un escaparate en Chueca

«Hará unos veinte años, en uno de los primeros paseos recién llegado a Madrid, un escaparate, cerca de la plaza de Chueca, llamó mi atención. Era una agencia de viajes que se anunciaba como ‘Gay friendly’»

Opinión