The objective

El Subjetivo

Opiniones libres de algoritmos

Opiniones libres de algoritmos

Rico, guapo y buen futbolista

Pues va a resultar que Cristiano tenía razón cuando dijo aquello de que los que lo insultaban le tenían envidia porque era guapo, rico y buen futbolista.

Pues va a resultar que Cristiano tenía razón cuando dijo aquello de que los que lo insultaban le tenían envidia porque era guapo, rico y buen futbolista. De lo primero pueden hablar sus admiradoras, lo tercero lo acreditan sus títulos individuales y colectivos y del tema de la "pasta" dice mucho el que en la lista que anualmente elabora el portal goal.com, la estrella madridista figure en el primer puesto de los futbolistas más ricos del mundo. El portugués que supera en dos millones de euros los ingresos del argentino Lionel Messi, sustituye a David Beckham en esta prestigiosa lista elaborada por un grupo de analistas que tienen en cuenta los diversos ingresos de los futbolistas mientras están en activo. En total y sumando lo percibido por sus contratos publicitarios, ficha con el Real Madrid, posesiones inmobiliarias y empresas propias, Ronaldo cuenta con un patrimonio cercano a los 148 millones de euros (205 millones de dólares).

Las cifras en las que se mueve el jugador y teniendo en cuenta que en el tema publicitario gran parte de los contratos se reparten al cincuenta por ciento con su club, confirman la rentabilidad de un fichaje al que muchos pusieron en duda cuando allá por el 2009 el Real Madrid decidió pagar 96 millones de euros para hacerse con los servicios del, en aquel tiempo, jugador del Manchester United. Si a ésto unimos la aportación en goles y rendimiento que le ha dado al equipo madridista Cristiano Ronaldo, convendrán conmigo que, en el caso del portugués, se cumple a la perfección aquella máxima que dice que son muchas las veces en las que lo caro al final resulta tremendamente barato.

Más de este autor

Cartas marcadas

Difícil es encontrar en la centenaria historia del Real Madrid un caso como el de Diego. Sin comerlo, ni beberlo, regresa al club por ...

Más en El Subjetivo