Javier Quero

Robo periodismo

Lo del robo periodismo no consiste en que un redactor le birle una noticia a otro, cosa harto común por otro lado. Es peor. Se trata de que un robot reemplace la labor de un humano.

Opinión

Robo periodismo
Javier Quero

Javier Quero

Español. Periodista. Humorista. Ilustrador. Fundador de creActivos. Observador estupefacto. Superviviente.

Lo del robo periodismo no consiste en que un redactor le birle una noticia a otro, cosa harto común por otro lado. Es peor. Se trata de que un robot reemplace la labor de un humano.

Lo del robo periodismo no consiste en que un redactor le birle una noticia a otro, cosa harto común por otro lado. Es peor. Se trata de que un robot reemplace la labor de un humano, si es que así puede llamarse a quien ejerce el oficio de periodista. Con tal artimaña, LA Times se ha convertido en el primer periódico en difundir la información de un temblor de tierra ocurrido esta semana en California, como si un terremoto en Los Ángeles fuese un hecho noticioso. El objetivo de contar con un intruso tecnológico en una redacción es lograr la primicia. Simplemente. No importa ser el más veraz, ni el mas objetivo, ni siquiera el mejor informado. Sólo cuenta ser primero. La inusitada velocidad de la actualidad quedó patente el día en que a cierto grupo de comunicación se le denominó PRISA. Ahí se establecieron los nuevos cánones. Una noticia sólo cobra sentido si es inmediatamente sustituida por otra, y por otra, y por otra.

Se devora información a mucha mas velocidad de la que se es capaz de crear, y de creer. El periodista que buceaba en busca de fuentes de información fiables es una arcaica pieza de museo. Prima la inmediatez. Dar un titular, pero darlo antes, para alimentar tertulias en las que se despedace la noticia sin tiempo para el más mínimo ejercicio de documentación. Vivimos la era de la opinión gratuita mejor pagada. Cunde el periodismo convertido en mando a distancia que no guarda distancia del mando. Se reproducen los plumillas de argumentario e ideología oficial.

Así, lo malo no es que exista el robot periodista, sino que se imponga el periodista robot. Por eso, cuesta discernir si lo del robo periodismo deriva de robot o de robo. Al autómata lo programan con ciencia. Al otro le programan la conciencia.

Más de este autor

El carnaval de los pactos

Pedro Sánchez, el político con más vetos que votos, es la nueva reina del carnaval. En la chirigota de los pactos, la habilidad para cambiar de disfraz es vital. De ahí que el líder socialista tiña de naranja las líneas rojas que le separaban de Ciudadanos, y lo que eran «las derechas» se transformen en «los derechos». Más complejo es lograr una máscara del agrado de Podemos, cuyos dirigentes sospechan que Sánchez pretende ponerse morado con acuerdos en blanco para superar su marrón. Y así ocurre, que le sacan los colores. Por alcanzar la investidura, Sánchez cambia su vestidura y falla como en los Goya, donde apostó por la indumentaria informal y se encontró con Iglesias dentro de un smoking que le venía como el cargo de vicepresidente, muy grande.

Opinión

Aquellos reyes

Éramos niños ilusionados. Esperábamos a los reyes sin tener pajolera idea de lo que representaba la monarquía. Escribíamos cartas antes de que las nuevas tecnologías liquidaran la correspondencia en papel. Pedíamos regalos con la amenaza constante de descubrir en los zapatos un pedazo de carbón, sin considerar la relación de tal mineral con la crisis energética. Acudíamos a la cabalgata a pesar del riesgo de perder un ojo alcanzado por un proyectil con forma de caramelo, lanzado con muy mala leche desde carrozas, cuando tal nombre aún no se aplicaba a los venerables ancianos. Preparábamos viandas para los monarcas y sus camellos, que por aquel entonces sólo eran animales con joroba y no comerciantes furtivos de sustancias ilegales. Y la noche del 5 de enero caíamos en un sueño inquieto deseando un amanecer temprano.

Opinión

Más en El Subjetivo