Marta Parreño Gala

Ruido

Hoy no sabía muy bien de qué escribir. Estoy aturdida. Tanto ruido me deja muda. Tantos acontecimientos me inducen a la inmovilidad. Tantas opiniones y juicios y prejuicios me superan. Qué inseguridad. Menudo escándalo.

Opinión

Ruido
Marta Parreño Gala

Marta Parreño Gala

Periodista y cineasta. Escribo, filmo y creo. He rodado 7 cortometrajes y trabajado en El Periódico de Catalunya, Ling Magazine, COM Radio y La Vanguardia. Ahora en Adams Editorial.

Hoy no sabía muy bien de qué escribir. Estoy aturdida. Tanto ruido me deja muda. Tantos acontecimientos me inducen a la inmovilidad. Tantas opiniones y juicios y prejuicios me superan. Qué inseguridad. Menudo escándalo.

Al final lo más sabio en mitad del estruendo va ser refugiarse en casa –el que la tenga-, quedarse en silencio y callar, callar hasta que pase la tormenta, si es que llegamos a estar vivos para verla pasar, si es que no nos atrapa en una de sus embestidas. Cerrar ojos, boca y oídos. No molestar, quedarse inmóvil, respetar el dolor del otro, no llenar el espacio con nuestras miserables opiniones, críticas o lapidaciones online; apartarnos de este desordenado caudal de noticias, emociones, mentiras a medias, críticas gratuitas al vecino, amigo o compañero que se expresa de la mejor manera que sabe o puede. Respetar, respetar, respetar. Y callar. Simplemente desaparecer y esperar a que todo pase. Creemos que entendemos algo de lo que está pasando y la verdad es que no tenemos ni la más remota idea. Por no entender no entendemos ni al de al lado, aunque tampoco es que nos esforzamos mucho por hacerlo. Si, al final de todo, conseguimos que nuestra dignidad se mantenga en pie, nos habremos salvado. Si no somos capaces de eso, habremos dejado de ser para siempre. Y no tengo muy claro cuál de las dos opciones acabará sobresaliendo por encima de semejante griterío.

Contexto

    Más de este autor

    La pureza y las mujeres

    16 becas pero solo para jóvenes vírgenes. Así abre la noticia. Es el requisito que ha impuesto la alcaldesa de una localidad de Sudáfrica para otorgar becas escolares: la virginidad. Y yo me pregunto muchas cosas, entre ellas la siguiente: ¿Las toquetearán y les harán pruebas para comprobar que además de impuras no son mentirosas? La noticia no menciona edades, pero sí géneros, y una vez más es el nuestro, chicas, el que se lleva la palma. Así que ahí va otra pregunta: ¿Por qué se presupondrá que la pureza es solo cosa nuestra? A colación de la cuál me nace la siguiente: ¿Qué tendrá que ver la pureza con el sexo? ¿Y por qué sigue siendo el sexo tan problemático en más de medio mundo, por no decir en el mundo entero?

    Opinión

    Oda a las cosas

    Le robo el título a Neruda porque el periódico que sostiene este hombre no es solo un periódico. Y él ya evocó algo parecido en su “Oda a las cosas”. Este periódico no es un periódico porque es un clavo al que agarrarse en mitad del precipicio, una luz tenue pero testaruda que llega hasta el fondo de un pozo muy hondo. Siempre me ha fascinado la manera que tenemos de restablecer la normalidad en medio de la destrucción; cómo pequeños detalles le sirven a uno para ascender a la superficie y respirar cuando parece que todo se acaba.

    Opinión

    Más en El Subjetivo

    Luis Arenzana

    From Pandemic to Pandemonium

    «We strongly believe the Pandemic will extend Government influence to most formerly private enterprises because politicians will not be able to contain their desire for this second opportunity at grabbing more power and control over the means of production»

    Opinión

    David Mejía

    Compañero de naufragio

    «Sabemos que no son las creencias las que deciden el voto, sino el voto el que decide las creencias, que nos movemos a ciegas por una meseta incierta»

    Opinión