Jeronimo Jose Martin

Salvar a Hirohito

Quizás no pase a la historia, pero “Emperador” es una buena película que, como “Monuments Men”, desvela detalles históricos poco conocidos por los no especialistas. Se basa en el libro La salvación de Su Majestad.

Opinión

Salvar a Hirohito

Quizás no pase a la historia, pero “Emperador” es una buena película que, como “Monuments Men”, desvela detalles históricos poco conocidos por los no especialistas. Se basa en el libro La salvación de Su Majestad.

Quizás no pase a la historia, pero “Emperador” es una buena película que, como “Monuments Men”, desvela detalles históricos poco conocidos por los no especialistas. Se basa en el libro La salvación de Su Majestad, del japonés Shiro Okamoto, y relata los esfuerzos del General Douglas MacArthur (Tommy Lee Jones) y el General Bonner Fellers (Matthew Fox) para exonerar al Emperador Hirohito (Takatarô Kataoka) de los juicios por crímenes contra la humanidad que se llevaron a cabo tras la Segunda Guerra Mundial. La investigación sobre la responsabilidad de Hiroito en el ataque a Pearl Harbour se mezcla con el antiguo romance del General Fellers con Aya Shimada (Eriko Hatsune), una joven japonesa cristiana, hija de un prestigioso general.

Aunque a su clásica puesta en escena le falta un punto de emoción, el británico Peter Webber (La joven de la perla) hilvana con fluidez este cóctel de intriga bélico-política y melodrama interracial. Para ello, exprime la esmerada ambientación de Jill Cormack, la poderosa fotografía de Stuart Dryburgh, la inquietante banda sonora de Alex Heffes —con sutiles acentos japoneses— y unas interpretaciones intensas pero contenidas.

De todas formas, lo mejor del filme es su ponderado tratamiento, nada maniqueo, de los temas que afronta. Aunque elogia los esfuerzos pacificadores de MacArthur y Fellers, no oculta los devastadores efectos de las bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki, y de los cruentos bombardeos sobre Tokio. Y subraya con vigor la necesidad de no confundir justicia con venganza, y de plantear la situación como una liberación y reconstrucción de Japón, y no como una ocupación expansionista. No sé si las cosas fueron como las pinta la película. En todo caso, esos mensajes siguen teniendo plena actualidad, ahora que la política internacional de Estados Unidos es tan criticada, al menos por el propio cine de Hollywood.

Más de este autor

Indignados al ataque

Nueve años después de triunfar con la espléndida comedia ‘Tiempo de valientes’, el bonaerense Damián Szifron confirma su potencia narrativa y visual con ‘Relatos salvajes’, que se ha convertido en el filme argentino más taquillero de la historia, y representará a su país en los Oscar y los Goya.

Opinión

‘Perdida’ o la forma sin fondo

Muchos andan deslumbrados con ‘Perdida’, el nuevo thriller de David Fincher, y lo sitúan entre los grandes filmes de la temporada y hasta de la década. Pero a mí me ha decepcionado.

Opinión

Más en El Subjetivo

José García Domínguez

Madrid isn’t Spain anymore

«In Madrid, just as in London or Paris, Prague or Vienna, and also in Lisbon, there is beginning to occur something that cannot be recalled in Europe since the fall of the Roman Empire, to wit: the most humble strata of the population are leaving the city again»

Opinión

Jorge Freire

La pasión del incógnito

«En una época dominada por el deseo de diferenciarse, nada hay más más noble que aspirar a una honrosa generosidad. ¿No decía Balzac que la pasión del incógnito era un placer de príncipes?»

Opinión