The objective

El Subjetivo

Opiniones libres de algoritmos

Opiniones libres de algoritmos

Sangre y maricones

El “País de la Libertad” anda meditando no ponerse tan estricto y permitir a los desviados donar sangre (sí, bueno, vale, si os ponéis así...) pero eso sí: exigiendoles mantener una escrupulosa abstinencia sexual durante un año antes de donar.

“La homosexualidad es un desorden objetivo. La Iglesia Católica debe acoger con compasión y delicadeza a todas las personas homosexuales, pero exigiendoles también que vivan en castidad.”

Estados Unidos de América es esa República Federal tan pintoresca donde es absolutamente legal la posesión de rifles de asalto, Kalashnikovs y lanzallamas (legales en 40 estados) pero donde una mamada (de las de toda la vida) está severamente penada por la ley, al menos en Arkansas y Carolina del Sur. Ojito con las de Arkansas. En la mayoría de Estados también está prohibido donar sangre a los homosexuales (no vaya a ser que la sangre de maricón te vuelva un poquito maricón, debe pensar el honorable señor juez John Williams Smith) no obstante el “País de la Libertad” anda meditando no ponerse tan estricto y permitir a los desviados donar sangre (sí, bueno, vale, si os ponéis así...) pero eso sí: exigiendoles mantener una escrupulosa abstinencia sexual durante un año antes de donar. Imposible no imaginar al señor juez John Williams Smith haciendo las preguntas de rigor al “sospechoso” de turno en algún tribunal de Oklahoma: “¿Ha fornicado usted durante los últimos doce meses, joven?”.

Más de este autor

Volver

Gardel insiste en lo de que “es un soplo la vida” pero yo no sé qué está diciendo, la vida pesa un quintal y có...

Madurez

Dijo Lord Beaconsfield que “la madurez es una lucha y la vejez un lamento” pero yo no puedo estar más en desacuerdo, porque al ...

Más en El Subjetivo

Cuadro de (nuevas) costumbres

"Algo les costó aceptarlo a esos viejos que fueron niños de la postguerra y que siendo abuelos han preservado la escasez en la memoria y el ahorro como primer mandamiento, pero al fin asumieron que ahora les tocaba a ellos estar como nosotros les rogábamos. Encerrados"

Animales de tele

"A nadie le extrañe que el Gobierno haya decidió untar con 15 millones de euros a las televisiones privadas con el fin de que sigan entreteniendo al personal"