Jesús Terrés

Sangre y maricones

El “País de la Libertad” anda meditando no ponerse tan estricto y permitir a los desviados donar sangre (sí, bueno, vale, si os ponéis así...) pero eso sí: exigiendoles mantener una escrupulosa abstinencia sexual durante un año antes de donar.

Opinión

Sangre y maricones
Jesús Terrés

Jesús Terrés

Una mirada placentera hacia la vida.

El “País de la Libertad” anda meditando no ponerse tan estricto y permitir a los desviados donar sangre (sí, bueno, vale, si os ponéis así…) pero eso sí: exigiendoles mantener una escrupulosa abstinencia sexual durante un año antes de donar.

“La homosexualidad es un desorden objetivo. La Iglesia Católica debe acoger con compasión y delicadeza a todas las personas homosexuales, pero exigiendoles también que vivan en castidad.”

Estados Unidos de América es esa República Federal tan pintoresca donde es absolutamente legal la posesión de rifles de asalto, Kalashnikovs y lanzallamas (legales en 40 estados) pero donde una mamada (de las de toda la vida) está severamente penada por la ley, al menos en Arkansas y Carolina del Sur. Ojito con las de Arkansas. En la mayoría de Estados también está prohibido donar sangre a los homosexuales (no vaya a ser que la sangre de maricón te vuelva un poquito maricón, debe pensar el honorable señor juez John Williams Smith) no obstante el “País de la Libertad” anda meditando no ponerse tan estricto y permitir a los desviados donar sangre (sí, bueno, vale, si os ponéis así…) pero eso sí: exigiendoles mantener una escrupulosa abstinencia sexual durante un año antes de donar. Imposible no imaginar al señor juez John Williams Smith haciendo las preguntas de rigor al “sospechoso” de turno en algún tribunal de Oklahoma: “¿Ha fornicado usted durante los últimos doce meses, joven?”.

Más de este autor

Volver

Gardel insiste en lo de que “es un soplo la vida” pero yo no sé qué está diciendo, la vida pesa un quintal y cómo volver tras este estío, si en realidad nunca te fuiste del todo. O qué. Se nos va yendo agosto y los días se acortan como aquellas velas del Zara Home, pero sin el olor a vainilla y minimalismo: qué bien huele siempre en estas tiendas.

Opinión

Madurez

Dijo Lord Beaconsfield que “la madurez es una lucha y la vejez un lamento” pero yo no puedo estar más en desacuerdo, porque al menos la mía (madurez, todavía) se dibuja más bien con los tonos de la ternura y el asentimiento. Tengo poquitas ganas de luchar.

Opinión

Más en El Subjetivo

Daniel Capó

Ser padres

«La paternidad consiste en volver a aprender para terminar sabiendo algo más que al principio»

Opinión

Juan Manuel Bellver

Abraham y el gumbo

«Más cocinero que nunca por culpa de la pandemia, con Abraham el show está no sólo en la mesa, sino en esas ingeniosas charlas entre un plato y otro, henchidas de erudición, anécdotas y una pizca de irreverencia»

Opinión

Javier Borràs

El 5G y el próximo coronavirus

Ya casi nadie se acuerda de él. El 5G había llenado portadas internacionales el año pasado y era “el gran tema del futuro”, hasta que el futuro nos golpeó en las narices en forma de coronavirus. Ante la emboscada de la naturaleza, nuestros antiguos debates sobre el 5G parecían discusiones sobre el sexo de los […]

Zibaldone