The objective

El Subjetivo

Opiniones libres de algoritmos

Opiniones libres de algoritmos

Schleswig-Holstein

Foto: Axel Heimken | AP

Dice, en traducción y con cursivas mías, la Wikipedia alemana:

“Un Putsch, golpe de Estado, o en francés coup d’Etat, es una acción a menudo sorpresiva y por lo general violenta, ejecutada por miembros del Ejército o de organizaciones paramilitares y/o de un grupo de políticos con el objetivo de acabar con el gobierno y tomar el poder del Estado. Los golpistas son por lo general altos cargos militares o dirigentes de  organizaciones paramilitares“.

Y continúa:

Al golpe sigue habitualmente una dictadura militar o el gobierno de un régimen autoritario. Pero existen otros tipos de golpe, como por ejemplo el llamado putsch de Zürich, que tuvo lugar en Suiza en 1839 y neutralizó temporalmente (hasta 1845) la vigencia del régimen liberal en el cantón de Zürich”.

Para, ciñéndonos al apartado introductorio, concluir:

“La palabra Putsch es mayormente empleada para hacer referencia a un golpe triunfante; un golpe fracasado se denominará «intento de golpe» o «revuelta». Un golpe fracasado termina habitualmente con un juicio público por alta traición contra sus instigadores. La palabra Putsch tiene connotaciones negativas; por ello, los golpistas suelen referirse de manera eufemística a sus acciones”.

Aquí, leyendo estas líneas y leyendo entre líneas, está todo.

O casi todo: la herencia semántica que identifica decimonónicamente los golpes de Estado con la toma del poder estatal a manos de militares y, por tanto, la reticencia de tantos comentaristas y ciudadanos a identificar como tal el intento de voladura del orden constitucional perpetrado por el separatismo catalán; el correspondiente éxito internacional del relato victimista confeccionado sin descanso por el soberanismo, que ha permeado las más excelsas redacciones de la romantizante prensa europea; y, finalmente, la doble moral de que han hecho gala el tribunal provincial de Schleswig-Holstein primero y su ministra de Exteriores después, al sugerir que los hechos contenidos en la instrucción del juez Llarena no serían punibles en territorio alemán o lo serían de manera tan liviana que incluso concurren dudas sobre el cargo de malversación de dinero público.

Para que luego digan que la Wikipedia no sirve para nada. Von wegen!

Más de este autor

Más en El Subjetivo

Efecto dominó

Hay episodios que refuerzan la impresión que el proceso al Procés tramó, trama y tramará una telaraña legal y penal en ocasiones arbitraria para envolver lo que también está siendo juzgado pero que se pretende invisibilizar

La risa triste

"Me esfuerzo por ser Demócrito con una batería muy surtida de argumentos lógicos. Pero veo el eclipse del principio de autoridad en Cataluña y heracliteo"

El mundo de ayer

"Lo que se cerró ayer es la consecuencia lógica, la única posible, del proceso puesto en marcha hace año y medio en la moción de censura destructiva que descabalgó a Rajoy"