Cristian Campos

Se lo merecen por histéricos

Si están leyendo esto es que Hillary Clinton ha ganado las elecciones. Porque si las hubiera ganado Donald Trump su cuerpo sería ahora mismo un amasijo pulposo de carne, sangre y huesos derretidos, una víctima más del zurriagazo nuclear que el millonario neoyorquino pretendía atizar en todo lo alto de hispanos, negros, europeos, árabes, mujeres, chinos y, en general, cualquier otro tipo de ser vivo cuya familia no disponga de la nacionalidad estadounidense desde hace al menos doce generaciones, incluidos los rodaballos, los koalas y los olmos.

Opinión

Se lo merecen por histéricos
Cristian Campos

Cristian Campos

Periodista. Intentando distinguir desde 2000 las falsedades golosas de las verdades incómodas. El criterio, como el valor en el ejército, se le supone.

Si están leyendo esto es que Hillary Clinton ha ganado las elecciones. Porque si las hubiera ganado Donald Trump su cuerpo sería ahora mismo un amasijo pulposo de carne, sangre y huesos derretidos, una víctima más del zurriagazo nuclear que el millonario neoyorquino pretendía atizar en todo lo alto de hispanos, negros, europeos, árabes, mujeres, chinos y, en general, cualquier otro tipo de ser vivo cuya familia no disponga de la nacionalidad estadounidense desde hace al menos doce generaciones, incluidos los rodaballos, los koalas y los olmos.

¿Ven lo que acabo de hacer? Se llama demonizar y es lo que, con inmejorables resultados, lleva haciendo el socialismo occidental desde la caída del Muro de Berlín con cualquier tipo de rival político situado ideológicamente a su derecha. Lo admitía el otro día en directo el presentador y humorista Bill Maher. “Los liberales hemos cometido un enorme error. Atacamos a Bush como si fuera el fin del mundo, y no lo fue. Y atacamos a Mitt Romney. Pero Mitt Romney no habría cambiado mi vida. Tampoco la habría cambiado John McCain. Eran hombres con honor. Y gritamos que venía el lobo. Pero nos equivocamos. Lo de Trump es diferente, muy diferente”.

Derrotada sin paliativos por la historia, la ideología socialista se ha visto obligada a defender su inexistente proyecto político por medio de la demonización del contrario. Es una reacción a la desesperada, una última bala en la recámara destinada no ya a cambiar el mundo (ellos siempre han sido modestos y realistas) sino a permitirles conservar la confortable posición de burócratas a sueldo del Estado en la que llevan viviendo ya un cuarto de siglo.

El problema de esa táctica, cuyos resultados andan a la vista (una caída lenta pero sostenida del voto socialista en todo el mundo y un trasvase también lento pero sostenido de sus votantes hacia opciones populistas de izquierdas y de derechas), son dos.

El primero de ellos es que aún no se ha inventado ningún idioma capaz de generar por sí solo infinitos adjetivos descalificativos. Y cuando todos los existentes han sido empleados en satanizar a enemigos por otro lado perfectamente inofensivos (y profundamente socialdemócratas) como Rajoy o Rivera, o Romney y McCain, o Sarkozy y Cameron y Netanyahu, ¿dónde encuentras un descalificativo lo suficientemente brutal para individuos, estos sí impresentables, como Trump o Le Pen?

El segundo de ellos es aún más sangrante. ¿Qué hacer cuando el impresentable no es un político percibido como “de derechas” sino un hermano ideológico de izquierdas? Léase Pablo Iglesias, el Donald Trump español. O Rufián.

Por supuesto, correr como gallina sin cabeza por ese corral en ruinas llamado Socialismo mientras el buitre observa sonriente el espectáculo desde el palo más alto. Pero se lo merecen por histéricos.

Más de este autor

No existen medicinas para las enfermedades imaginarias

Escribo esto el domingo 1-O y por lo tanto desconozco si Carles Puigdemont, Oriol Junqueras o cualquier otro espontáneo con mando en plaza, pongamos por caso Anna Gabriel, tiene pensado proclamar la independencia de Cataluña desde el balcón de la Generalitat o encaramado a un bolardo del Paseo de Gracia durante las próximas horas. Si eso no ha ocurrido en el momento en que lean esto, es posible que ocurra durante los próximos días. Todos los puentes están rotos en Cataluña y el sector independentista posibilista, si es que alguna vez ha existido, ha sido arrasado por el sector independentista mesiánico. Lo que suceda a partir de ahora está, en definitiva, en manos del azar. El aleteo de una mariposa en la India puede provocar un huracán en el Caribe y en Cataluña hay en estos momentos millones de mariposas aleteando con furia africana. 

Opinión

¡Qué escándalo! ¡Aquí se beben gintonics!

A Antonio Baños, periodista, músico y cabeza de lista de la CUP en las elecciones autonómicas de 2015, le fotografiaron el fin de semana pasado trasegando gintonics en la terraza del Hotel Casa Fuster, uno de los más lujosos de la ciudad, junto al teniente de alcalde podemita Jaume Asens y el presentador de TV y productor de radio Toni Soler. Todos ellos declaradamente independentistas. Las redes sociales no tardaron en hacer sangre de tan pigmeo acontecimiento y en acusar de hipócritas a los allí presentes.

Opinión

Más en El Subjetivo

Andrés Miguel Rondón

Nosotros los de marzo ya no somos los mismos

«Pero sobre todas las cosas tengo ahora un miedo, un miedo tan profundo como políticamente incorrecto, a que me vuelvan a encerrar. Y tengo unas ganas, unas ganas tan grandes como políticamente incorrectas, a volver a ir a la oficina, a viajar bien lejos de aquí y a donde me dé la gana, a vivir en una normalidad donde volvamos a hablar de otras cosas, a ser, en definitiva, el mismo que fui en marzo»

Opinión

Pilar Cernuda

Algo se mueve…

«Al finalizar el debate ha quedado en el ambiente un nosequé que abre la puerta a la posibilidad de que España supere los muchos males que hoy sufre: un gobierno que depende de populistas, independentistas y socios de los terroristas»

Opinión

Daniel Capó

El rencor inmortal

«Pienso mucho en el rencor porque en mi juventud no creía en él, a pesar de la maldad presente ya en la infancia. Ha sido un descubrimiento de la vida adulta, que es la edad de las traiciones y los desengaños»

Opinión

Luis Arenzana

From Pandemic to Pandemonium

«We strongly believe the Pandemic will extend Government influence to most formerly private enterprises because politicians will not be able to contain their desire for this second opportunity at grabbing more power and control over the means of production»

Opinión