Irene Junquera

Seis de la mañana

Seis de la mañana. Suena el despertador. No puedes abrir los ojos. Viene tu mujer a echarte agua en la cara, sabe que es la única manera… Siete de la mañana, has conseguido levantarte, darte una ducha y tomar un café.

Opinión

Seis de la mañana

Seis de la mañana. Suena el despertador. No puedes abrir los ojos. Viene tu mujer a echarte agua en la cara, sabe que es la única manera… Siete de la mañana, has conseguido levantarte, darte una ducha y tomar un café.

Seis de la mañana. Suena el despertador. No puedes abrir los ojos. Viene tu mujer a echarte agua en la cara, sabe que es la única manera… Siete de la mañana, has conseguido levantarte, darte una ducha y tomar un café. Sigues somnoliento… No pasa nada, en unos minutos estarás en el AVE y podrás dormir casi tres horas más en el trayecto a Barcelona. Nadie hablará por el móvil, ni aprovechará el camino para hacer terapia de grupo con sus colegas y compañeros de viaje, sin alaridos de niños hiperactivos con ganas de pasar el verano en casa de la abuela en Sitges…

¿Se imaginan?

Yo tampoco. Hasta hoy. Resulta que a partir de ahora habrá un vagón destinado al descanso en algunos trayectos del tren de alta velocidad: luz tenue, sólo mayores de 14 años, dispositivos electrónicos en silencio… Mucho me temo que la demanda superará a la oferta, pues, por lo menos yo, he tenido que sufrir incontables viajecitos amenizados por pasajeros llenos de energía a primera hora de la mañana. O de la tarde, que los letargos vespertinos también cuentan y la algarabía ajena no tiene horario.

Una buena idea que habrá que ver cómo se concreta, tengo la esperanza de que a los demás les guste la siesta y el descanso tanto como a mí y hagan caso a esto de “móviles en silencio”, que luego ya se sabe, una cosa es la quimera y otra la realidad.

Gracias RENFE, ahora sólo les pido un grado más alto el aire acondicionado para no tener que llevar el plumas a cuestas y por eso de no acabar dormiditos… y congelados. El que no llora…

Más de este autor

Un tren a Auschwitz

¿Hasta dónde puede llegar la maldad humana? Los nazis se sentían orgullosos de estos campos, cuantos más muertos consiguieran, mejor serían vistos por Hitler.

Opinión

Devorando segundos

Quizá no nos damos cuenta de que la existencia es sólo cuestión de un segundo: el que vives ahora. AHORA.

Opinión

Más en El Subjetivo

Álvaro del Castaño

Plata o Plomo

«Todo individuo tiene derecho a pensar como quiera en una democracia (pero ¡ojo!, no en un sistema comunista). Por ejemplo este artículo no podría ser publicado bajo un régimen comunista, yo sería inmediatamente reprimido»

Opinión

José Carlos Llop

Farenheit 451

«En Canadá han ardido álbumes de Tintín, de Astérix y de Lucky Luke en el proceso de revisión histórica me temo que no ha hecho más que comenzar»

Opinión