Gabriel González-Andrio

Selfiemanía y fotoperiodismo

La tecnología ha conseguido que se democratice el mundo de la imagen. Los smartphones se han convertido desde hace unos años en un artilugio imprescindible para inmortalizar momentos inolvidables e irrepetibles.

Opinión

Selfiemanía y fotoperiodismo

La tecnología ha conseguido que se democratice el mundo de la imagen. Los smartphones se han convertido desde hace unos años en un artilugio imprescindible para inmortalizar momentos inolvidables e irrepetibles.

La tecnología ha conseguido que se democratice el mundo de la imagen. Los smartphones se han convertido desde hace unos años en un artilugio imprescindible para inmortalizar momentos inolvidables e irrepetibles. No es extraño, por tanto, ver a todo el mundo intentando hacerse el selfie más original o grabando un vídeo con impresionantes efectos gracias a la última aplicación.
Algunos colegas del fotoperiodismo están viendo esto como un intrusismo peligroso. A mí me parece más bien una tendencia tan apasionante como imparable. De hecho, el prestigioso World Press Photo ha premiado ya varias imágenes recogidas con móviles por ciudadanos de a pie y que pasarán a la historia. Y es, a mi parecer, lo mejor que puede ocurrir en un sitio donde los periodistas no estaban presentes.

Creo que hay espacio para todos. Si bien es cierto que los que llevamos esto en la sangre tenemos un sexto sentido –y la experiencia- para poder captar lo que otros ojos nunca verían. Porque “una foto” la puede hacer cualquiera, pero lo difícil es hacer “la foto”, la imagen que prácticamente habla sola, sin necesidad de ponerle un texto explicativo. Por tanto, así como todos podemos tener buenas ideas, lo más difícil es tener lo que en el mundo creativo llaman una “big idea”, algo con lo que no se puede competir.

Lo único que detesto de esta selfiemanía es lo que la gente se está perdiendo más allá de su propio ego. Resulta incluso cómico ver cómo parejas, amigos, turistas, familiares, etc, se autoinmortalizan en momentos en los que a su lado están pasando cosas impresionantes.  Pero tanta autoreferencia les ha provocado una especie de ceguera para ver más allá de ellos mismos. Una lástima.

Y también una buena oportunidad para los que preferimos buscar otros protagonistas. Todos salimos ganando.

Más de este autor

Descansen en paz

Algunos ya no respetan ni el “descanse en paz, amén”. Debo reconocer que en algunos velatorios a los que he asistido no hubiera sido extraño ver una escena como la foto que ilustra la noticia. No digo yo que velar a un cadáver se deba convertir en un paño de lágrimas, pero otra cosa es convertir aquello en una especie de mercadillo donde todos hablan a grito pelado.

Opinión

El padre del novio

Al parecer la idea nació del padre del impronunciable Üzümcüoglu, quien dijo al diario Serhat Kilis que espera que “si Dios quiere, esto llevará a otros a compartir sus fiestas de bodas con sus hermanos sirios”. Esto es un corazón gigante y lo demás son sueños quiméricos.

Opinión

Más en El Subjetivo

Daniel Capó

Ser padres

«La paternidad consiste en volver a aprender para terminar sabiendo algo más que al principio»

Opinión