Andrea Mateos

Ser mujer en el Estado Islámico

“La mayoría de las niñas puras estarán casadas para los 16 o 17 años, mientras todavía son jóvenes y activas…”

Opinión

Ser mujer en el Estado Islámico

“La mayoría de las niñas puras estarán casadas para los 16 o 17 años, mientras todavía son jóvenes y activas…”

Para el Estado Islámico, el papel fundamental y el lugar correcto para la mujer es el hogar, ya que Dios le dio “la divina obligación de la maternidad”. Así, consideran que la mujer –niña-, que puede casarse a partir de los 9 años, se debe a su marido e hijos y no tiene, además, responsabilidad mayor que esa. “La mayoría de las niñas puras estarán casadas para los 16 o 17 años, mientras todavía son jóvenes y activas…”

En el ámbito educativo, y alejándose de los talibanes afganos que prohibían ir a clase a las niñas, estos permiten que las menores vayan a la escuela, desde los 7 hasta los 15 años, pero que no aprendan más allá de leer y escribir, pues no tienen que demostrar “que su inteligencia es mayor que la del hombre”. De este modo, en tales estudios aprenderían tareas relacionadas con el coser, la cocina básica, y asuntos referentes a la religión, al matrimonio o a la sharia (la ley islámica). ¡No hay nada mejor que mantener adormecido y privado de las mieles del saber a un ser humano para mantenerlo controlado! Por la educación se asciende a la libertad…

En algunos lugares del mundo, la mujer sigue estando sometida y dominada por el hombre, quien restringe sus derechos y libertades, infravalorándola a los estratos más bajos que existen. Según el Corán, Alá concede la igualdad al hombre y a la mujer, pero la realidad es trágicamente distinta.

Terminaré con una cita de Malala Yousafzai: “los terroristas pensaban que podían cambiar mis objetivos y frenar mis ambiciones, pero nada cambiará mi vida excepto esto: la debilidad, el miedo y la desesperanza”. Es la mente la que nos hace libres o esclavos… 

Más de este autor

Cerrojo al saber

En España, cierran dos librerías cada día y un 55% de los españoles admite no leer nunca. Las bibliotecas perecen en su lecho de muerte.

Opinión

Más en El Subjetivo

Gregorio Luri

El capitalismo cognitivo

«El mérito se nos ha hecho más complejo y esta es una buena noticia, porque la persona capaz de asumir riesgos no es necesariamente la que posee una mejor titulación»

Opinión