Laura Fàbregas

Seres gregarios

Muchas conquistas sociales han llegado gracias a la solidaridad y la lucha colectiva, y muchas tantas otras de la fortaleza de hombres y mujeres que han ido a contracorriente, rompiendo tabús y haciendo frente a las masas.

Opinión

Seres gregarios
Laura Fàbregas

Laura Fàbregas

Vivo entre Madrid y Barcelona. En tierra de nadie. Me interesan las causas incómodas. Pero lo importante no es lo que se dice sino lo que se hace.

Muchas conquistas sociales han llegado gracias a la solidaridad y la lucha colectiva, y muchas tantas otras de la fortaleza de hombres y mujeres que han ido a contracorriente, rompiendo tabús y haciendo frente a las masas. A menudo, solo la perspectiva del tiempo sitúa a cada uno en su lugar, y los que en un momento fueron parias se erigen como referentes.

En Cataluña los jóvenes de la CUP viven en una autocomplacencia de creerse que  la historia les situará en un buen lugar. Yo, que tengo corazón pero también cabeza, les conozco bien de cerca. En su narcicismo se ven como revolucionarios…. unos revolucionarios un poco inusuales porque, en su práctica totalidad, viven del sistema: ocupando cargos en ayuntamientos, universidades, escuelas y demás entes públicos.

Viven al calor de las instituciones y su rebeldía se mide en los mensajes que llevan en su vestimenta uniformada. El día en que organizaron el ataque a la sede del PP en Barcelona actuaron sin la chispa de espontaneadad o imprevisibilidad propia de lo que tiene que ver con el factor humano. Con cánticos robotizados, de seres gregarios. Confieso que sentí más solidaridad hacia sus padres que por el Partido Popular.

El futuro de Cataluña o de cualquier otro lugar no puede depender de personas que solo encuentran la fortaleza fundiéndose en la masa; que su pretendida rebelión no pasa de ser un mero acto orquestado y conformista, como cuando los católicos van los domingos a misa por el qué dirán los vecinos.

La religión o el colectivo da cobijo. Por eso el verdadero revolucionario vive a la intemperie.

Más de este autor

Monedero y el pueblo

«Ya sabemos que el hombre, en masa, es más parecido a un chimpancé que a un ser racional»

Opinión

Más en El Subjetivo

Josu de Miguel

Un rey en el exilio

«Don Juan Carlos ha sido víctima de su codicia personal, pero la clase política española consintió comportamientos no ejemplares en un contexto de corrupción generalizada»

Opinión

José Carlos Rodríguez

Monarquía, pandemia y profilaxis

«Desde que Nietzsche proclamó la noticia de que Dios ha muerto, las monarquías cristianas son sistemas políticos republicanos. Eso es lo que podrá salvar la monarquía en España, que Felipe VI y sus sucesores actúen como republicanos ejemplares»

Opinión

Jordi Bernal

Tú que puedes

«Con el panorama general, y aunque no haya pillado tajada de los pérfidos saudíes ni tenga cuentas en paraísos fiscales, a mí también me gustaría escribir una carta de dimisión, deserción o despedida»

Opinión