Axel Capriles

Servidumbre y sometimiento

Me referiré solamente a un tipo de sometimiento que amenaza hoy en día a gran parte del pueblo venezolano: el hábito de obedecer o el sometimiento en zonas de indiferencia.

Opinión

Servidumbre y sometimiento

Me referiré solamente a un tipo de sometimiento que amenaza hoy en día a gran parte del pueblo venezolano: el hábito de obedecer o el sometimiento en zonas de indiferencia.

Frente a las numerosas fotos y videos de enfrentamientos y protestas ocurridas en muchas ciudades del mundo durante la celebración del Día Internacional de los Trabajadores, la imagen apacible y calma de más de 500 mil trabajadores cubanos marchando ordenadamente hacia la plaza de la Revolución José Martí para alabar al líder y no reclamar absolutamente nada hace recordar con tristeza la servidumbre voluntaria de Étienne de La Boétie. ¿Cómo llega un pueblo a conformarse con su condición y a vivir perennemente en estado de cuasi esclavitud? El pueblo cubano se ha convertido en el paradigma contemporáneo para el estudio del sometimiento. Y es que en Cuba concurren todos los tipos de sometimiento, el involuntario, producto del poder coercitivo, el económico, el pragmático, el picaresco o el fatalista, así como el sometimiento por invasión psicológica, la intermediación simbólica o la falsa obligación moral.

Me referiré solamente a un tipo de sometimiento que amenaza hoy en día a gran parte del pueblo venezolano: el hábito de obedecer o el sometimiento en zonas de indiferencia. Simón Bolívar, en el Discurso de Angostura, alertó sobre esta disimulada forma de servidumbre y señaló el peligro de que un gobernante esté demasiado tiempo en el poder porque la gente se acostumbra simplemente a obedecer. Desde la óptica más contemporánea de la teoría organizacional, Chester Barnard señaló la existencia de zonas de indiferencia dentro de las cuales las personas aceptan automáticamente y sin cuestionar el mando y la autoridad de otros. Los individuos ven tan normales y obligantes las relaciones de poder que, por lo general, se comportan de la manera socialmente esperada sin tomar en cuenta sus propios juicios sobre lo que es justo o correcto. El miedo a la libertad y el hábito de obedecer son fuerzas tan enraizadas en la naturaleza humana que la lucha por la autonomía no puede ser descuidada ni un solo día.

Más de este autor

El caso en contra de la izquierda

Venezuela se ha convertido en una papa caliente para la izquierda política.
Es un caso embarazoso, incómodo. A pesar de que ser de izquierdas es un
significante vacío y el término nacido del lugar en que se sentaron los diputados franceses con respecto al presidente de la Asamblea Nacional Constituyente del 14 de julio de 1789 ha perdido todo sentido en los tiempos contemporáneos, una especie de atonía o inercia intelectual hace que la gente de izquierdas se vea a sí misma como progresista.

Opinión

Las ambiciones del papa Bergoglio

Al ser elegido papa, Jorge Mario Bergoglio escogió el nombre de Francisco en honor a San Francisco de Asís, el santo italiano de los siglos XII y XIII caracterizado por su desapego de lo terrenal. El Pontifex Maximus, sin embargo, se ha destacado mucho menos como figura espiritual que como actor político dispuesto a colocar la Santa Sede entre los poderes rectores de la geopolítica mundial, una acción eminentemente terrenal. En lugar de puente espiritual de comunicación con la divinidad, el papa ha fungido como puente de diálogo entre las facciones que se disputan el poder en diversos lugares del mundo. Pero a pesar de sus recurrentes llamados “a la apertura y el diálogo sincero con los demás, a reconocer los derechos y las libertades fundamentales”, sus diálogos han mostrado un particular sesgo.

Opinión

Más en El Subjetivo

Jaime G. Mora

Las transiciones del rey

«¿Será Juan Carlos el rey que lideró la transición de una dictadura a una democracia, el que la aseguró el 23-F, y al mismo tiempo el rey que facilitó la transición de una monarquía parlamentaria a una república?»

Opinión

Daniel Capó

Hijos de la ira

«Las estatuas nos juzgan con sus ojos. Nos miran y nos observan sin decir nada, calladas como una sombra que pesa sobre nuestras conciencias»

Opinión