Jesús Terrés

Si no tiene libros en casa, fóllatelo también

Es curiosa, cuanto menos, la necesidad que tenemos (tantos) de justificar lo que en realidad no necesita ser justificado. Rascarte las pelotas en el sofá, follar porque sí, devorar Doritos, beber Coca Cola con 35 gramos de azúcar, ir al cine a ver la segunda parte de John Wick (exterminó a setenta y siete pavos en la primera: no debieron matar a su chucho), comerte un cuarto de libra con queso o leer cómics de grapa; culos, tetas y pollas en Tumblr o escuchar ‘Despacito’. El remix de Justin Bieber. ‘Placeres culpables’, dicen los cursis. ¿Culpables por qué? El placer es placer y jamás tiene nada que ver con la culpabilidad, tan pía. Tan gris.

Opinión

Si no tiene libros en casa, fóllatelo también
Foto: Eli Francis
Jesús Terrés

Jesús Terrés

Una mirada placentera hacia la vida.

Es curiosa, cuanto menos, la necesidad que tenemos (tantos) de justificar lo que en realidad no necesita ser justificado. Rascarte las pelotas en el sofá, follar porque sí, devorar Doritos, beber Coca Cola con 35 gramos de azúcar, ir al cine a ver la segunda parte de John Wick (exterminó a setenta y siete pavos en la primera: no debieron matar a su chucho), comerte un cuarto de libra con queso o leer cómics de grapa; culos, tetas y pollas en Tumblr o escuchar ‘Despacito’. El remix de Justin Bieber. ‘Placeres culpables’, dicen los cursis. ¿Culpables por qué? El placer es placer y jamás tiene nada que ver con la culpabilidad, tan pía. Tan gris.

Con los libros y el sexo pasa un poco igual, culpa —en parte, de John Waters y aquel bonito eslogan suyo: “Si vas a casa de alguien y no tiene libros, no te lo folles”. Mentira, claro; pues anda que no habrá empotrado canis el amigo de Baltimore… pero a lo que iba: estos días se celebra la Feria del Libro, con motivo de la efeméride más necesaria y más nuestra: la de la lectura, los libros y las librerías (veintitrés de abril porque ese día fallecieron Cervantes, Shakespeare, Josep Pla o Garcilaso de la Vega)… serán días de comprar miles de novelas -¿algún regalo más bonito en el mundo?- de patear casetas al sol y pasar la mano por tantos tesoros impresos en a saber qué librería de viejo o, quizá, en algún puesto de la cuesta de Moyano, a la vera del Jardín Botánico y el Museo del Prado. “Mientras existan librerías existirá esperanza” es uno de los claims de la Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Libreros y no puedo estar más de acuerdo; quizá sea en Calders, en Central o en Futurama, en los Viveros de Valencia o en las Ramblas durante la Diada de Sant Jordi. Pero un consejo antes del adiós del negro sobre blanco: si no tiene libros, fóllatelo también.

Más de este autor

Volver

Gardel insiste en lo de que “es un soplo la vida” pero yo no sé qué está diciendo, la vida pesa un quintal y cómo volver tras este estío, si en realidad nunca te fuiste del todo. O qué. Se nos va yendo agosto y los días se acortan como aquellas velas del Zara Home, pero sin el olor a vainilla y minimalismo: qué bien huele siempre en estas tiendas.

Opinión

Madurez

Dijo Lord Beaconsfield que “la madurez es una lucha y la vejez un lamento” pero yo no puedo estar más en desacuerdo, porque al menos la mía (madurez, todavía) se dibuja más bien con los tonos de la ternura y el asentimiento. Tengo poquitas ganas de luchar.

Opinión

Más en El Subjetivo

Ricardo Dudda

Enfoques de género

«Casi ocho de cada 10 suicidios en el mundo son masculinos. La causa de muerte más probable en los hombres entre 20 y 49 años es el suicidio»

Opinión

Nicolás Sesma

'Réquiem' por R. J. Sénder

Cuando Paulette Goddard y Erich María Remarque contrajeron matrimonio en 1958 varios medios de comunicación norteamericanos comentaron con sorna que nada habría podido resultar más natural, pues acababan de unirse la actriz de una única película con el escritor de una única novela. La afirmación era a todas luces injusta. La carrera artística de Goddard […]

Zibaldone