The objective

El Subjetivo

Opiniones libres de algoritmos

Opiniones libres de algoritmos

Sigue la matraca

"No deja de ser sorprendente la capacidad de la secta independentista por mantener su matraca en el candelero mediático"

Foto: ANDREA COMAS | AP

No deja de ser sorprendente la capacidad de la secta independentista por mantener su matraca en el candelero mediático. Como si no tuviéramos suficientes problemas, ellos siguen con su cantinela que ha encandilado a dos millones de feligreses (sospecho que algunos, cuando han visto que pintaban bastos, se han bajado del carro de la revolución sonriente) convencidos de que esos políticos abonados al desastre público les llevarán hasta Ítaca y más allá.

De momento, el presidente accidental, que ni gobierna ni deja gobernar, se entretiene con trifulcas judiciales que pueden acabar ocasionándole algo más que un susto por un puñado de lazos. Pero estamos ante la escenificación de una huida irresponsable hacia adelante y del vacío absoluto que, además, se intenta disimular con absurdas rencillas partidistas.

Mañana volverán a celebrar el enésimo día histórico de esa supuesta liberación de yugo español que nunca llega pero que no cesa en su plúmbeo empeño. Siempre amigos de la hipérbole y el eslogan redicho, han optado por bautizar el paripé como “tsunami democrático” previendo, tal vez, un desastre natural de considerables y nefastas consecuencias. Parece ser que la pretensión es mantener el ruido y la furia hasta la famosa sentencia. A partir de ahí, algunos hablan de volver a las andadas, mientras que los más cautos o directamente escaldados prefieren insistir en la cantinela del referéndum (cargado por el diablo) con un pacto imposible con el Gobierno central.

En estas seguimos después de años de hastío y náusea. Sin unos líderes capaces de aceptar la evidencia y ponerse a trabajar por lo menos el resto de la renqueante legislatura, aunque sólo sea por un mínimo de vergüenza y amor propio. Es más fácil, no obstante, la cortina humeante de los autocares subvencionados llegando a las calles de Barcelona para montar otro circo patriótico filmado con delectación por las cámaras de la televisión pública autonómica. El espectáculo debe continuar. No sea que, si la matraca se parara, a algún creyente de la causa le diera por pensar en la descarada tomadura de pelo y el saqueo impune de cartera.

Más de este autor

El abrazo insomne

"El abrazo ortopédico entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias quedará como uno de los momentos más escalofriantes de la historia moderna de este delirante país"

El fracaso de los lumbreras

"Rivera no tiene excusa. Mientras escribo estas líneas urgentes todavía no ha dimitido, aunque previa reunión ejecutiva la renuncia podría llegar en los próximos días"

Más en El Subjetivo

Efecto dominó

Hay episodios que refuerzan la impresión que el proceso al Procés tramó, trama y tramará una telaraña legal y penal en ocasiones arbitraria para envolver lo que también está siendo juzgado pero que se pretende invisibilizar