Jordi Bernal

Sin complejos

«Digo yo que tipos que necesitan exhibirse con el puro en plan Terminator o improvisan una secuencia de Rambo/Torrente en un campo de tiro algunas carencias de autoestima arrastrarán»

Opinión Actualizado:

Sin complejos
Foto: Thomas Holbach| Wikimedia Commons
Jordi Bernal

Jordi Bernal

Periodista a su pesar y merodeador de librerías y cines. Autor del libro de crónicas Viajando con ciutadans (Ed. Triacastela, 2015)

Leo que Ignacio Garriga de Vox llama acomplejados a Ciudadanos y el PP. Es norma en la formación de extrema derecha presentarse sin complejos y a pecho descubierto. Aunque digo yo que tipos que necesitan exhibirse con el puro en plan Terminator o improvisan una secuencia de Rambo/Torrente en un campo de tiro algunas carencias de autoestima arrastrarán. Puede que tal vez incluso desde el patio del colegio. Pero estábamos con el señor Garriga y su falta de complejos, que básicamente se reduce a soltar los vocablos y sintagmas de una tanqueta de ideas delirantes: Venezuela, golpe de Estado, comunismo (siempre he pensado que si Trotsky levantara la cabeza y viera a los de Podemos se daría él mismo con el piolet), inmigración ilegal y mucho ardor patriotero. Vamos, el libro rojo de Trump pero sin muro que endosarle al vecino de abajo.

Entiendo que los de Vox quieran capitalizar el voto de la derecha cabreada y de paso hacerse con los favores de muchos votantes desesperados de izquierdas que no tienen quien les escuche. Por ahí van bien con el discurso del odio -una reacción propia del miedo-, aunque no sé si les funcionará la carraca cansina de la unidad sacrosanta de la nación. ¡Ubérrima!

Para el señor Garriga corre suelto un “feminismo enloquecido”, el ecologismo está “desbocado” y campa por sus anchas la “tiranía de la ideología de género”. La sal gorda es propia de estas recetas fast food del populismo rampante, que proclama un par de obviedades palmarias añadiéndole mentiras torticeras y un arsenal de soluciones tremebundas. Para muestra, la recuperación del relato mendaz del franquismo sobre el golpe militar contra el gobierno legítimo de la II República. Por lo pronto ya se ha cobrado dos calles con el beneplácito vergonzoso de los vergonzantes acomplejados, y con un primer aviso de matonismo digital.

Seguiremos la evolución de los hechos. O su inevitable degeneración. De momento, mañana el señor Garriga presenta y defiende moción de censura contra Pedro Sánchez. Me temo que tendremos Venezuela, comunismo (Trotsky aporreándose sin parar el cráneo con el piolet), golpes de Estado y resquebrajamientos patrios hasta en la sopa. Y a ver qué dicen entonces los acomplejados.

Más de este autor

Comité de expertos

«Tal como han ido las cosas, sería hasta comprensible que en diez días el ministro Illa se presente puntual a su comparecencia ante los medios acompañado por un grupo alborotado de simpáticos chimpancés con batas blancas»

Opinión

Más en El Subjetivo

Victoria Carvajal

De Wall Street al ‘Main Street’

«Para poder dar un verdadero vuelco al deterioro social y económico, Yellen necesita desbloquear cuanto antes el paquete de estímulo para reactivar la economía por valor de 900.000 millones de dólares, pero cuya aprobación que aún divide al Congreso»

Opinión

Jorge San Miguel

Mi vecino de abajo

«El rock progresivo es una cosa de tíos. De chicos blancos de la pequeña clase media suburbana de mediados del S. XX. Un mundo que se va, que se ha ido»

Opinión

Antonio García Maldonado

La madre de Obama

«Ella no llegó a verlo de presidente, ya que murió en 1995, pero no hay duda de que Obama jamás lo habría sido sin el concurso tenaz de una madre que –se intuye– tuvo algo de juguete roto de una época»

Opinión