The objective

El Subjetivo

Opiniones libres de algoritmos

Opiniones libres de algoritmos

Sin rumbo ni capitán

Foto: Fundació Pere Tarres | Flickr

En la recta final del referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017 hubo tres consejeros del Govern de la Generalitat que decidieron abandonar el barco del procés. Eran Neus Munté, Jordi Jané y Meritxell Ruiz. Cuando esto sucedió, meses antes de la votación ilegal, leí en alguno de estos chats grupales de Whatsapp donde nos juntamos la resistencia catalana que alguien decía que a bordo del procés “solo quedaban los más tontos”.

Munté, Jané y Ruiz fueron los más listos, sí. Y seguramente los más cínicos. Explotaron gratuitamente los mismos argumentos que sus compañeros huidos o en prisión preventiva, pero sin sufrir las consecuencias. Munté, como consellera de Presidencia, secundó siempre la retórica del procés, habló de un supuesto “mandato popular” y confrontó urnas con tribunales recurriendo a esa concepción asamblearia de la democracia.

Munté no padecía, sin embargo, de esa sugestiva ingenuidad colectiva llamada la revolución de las sonrisas con que barnizaron de ilusión cualquier eventual coste que pudiera acarrear el procés. Ella y sus compañeros eran tan conscientes del coste, que dimitieron antes de tiempo. Quien sabe si pudo más el miedo o la sensatez, pero en ese momento poco les importó ser tachados de traidores.

Ahora Munté quiere volver a la política municipal en el Ayuntamiento de Barcelona. Pero con la misma comodidad en la que vive instalado el nacionalismo. Es decir, sin hacer crítica ni autocrítica, ya sea por cinismo o cobardía. Sin un capitán dispuesto a soltar las amarras de este barco naufragado.

Más de este autor

El inmovilismo de ERC

Nuestra colaboradora Laura Fàbregas analiza los movimientos –o la ausencia de los mismos– por parte de la política independentista catalana. Lo hace comparando ...

"Por mis cojones"

"Esta incapacidad de llegar al pacto también tiene esta variante testicular. Amigos míos muy sinceros que trabajan en ministerios me cuentan que a veces es 'exceso de testosterona', que imposibilita la resolución de conflictos"

Más en El Subjetivo

Adictos a la desinformación

"La escenificación de una mentira es clave para trasladarla a la escena de lo debatible. Por ello, y conscientes de que la veracidad de sus afirmaciones se mantiene en cuarentena, la ultraderecha suele apostar por la convicción"

Dignidad

Como nunca estuvo muy claro qué añade la dignidad a los derechos humanos, con el tiempo, aquélla ha aspirado a ser el fundamento metafísico de estos