Irene Cacabelos

Soberanamente

Hay quien piensa que estamos ante una segunda Transición y quizás no vayan muy desencaminados. Hace 40 años los españoles se jugaban la Democracia. Hoy algunos quieren que decidamos entre Monarquía o República. Un debate que me da bastante pereza, por no decir que después de una semana empieza a aburrirme soberanamente.

Opinión

Soberanamente

Hay quien piensa que estamos ante una segunda Transición y quizás no vayan muy desencaminados. Hace 40 años los españoles se jugaban la Democracia. Hoy algunos quieren que decidamos entre Monarquía o República. Un debate que me da bastante pereza, por no decir que después de una semana empieza a aburrirme soberanamente.

En un reino muy muy cercano, vivía una Familia Real…

Sería el arranque perfecto para un cuento con final feliz, pero España hace tiempo que dejó de ser un lugar de fábula para convertirse en un reallity show. La crisis había hecho estallar la burbuja de sus súbditos, la corrupción hizo lo propio con el oasis de los políticos y los escándalos se apoderaron de la otrora inexpugnable isla de la Zarzuela.

El cóctel había explotado y a esas alturas era necesario un golpe de efecto. Fue el Rey D. Juan Carlos el encargado de apuntalar la Transición y será su heredero el responsable de mantener unas estructuras que empiezan a agrietarse.

La capacidad para «medir los tiempos» es vital en política y también, por qué no, en la monarquía. La Historia nos dirá si el momento elegido para la abdicación es el acertado pero, a juzgar por el resultado, parece que no ha sido del todo erróneo.

Son días entretenidos para este oficio del periodismo, en los que muchos se han retratado involuntariamente. Los mismos que hace un mes defendían a capa y espada que un rey no debe abdicar jamás,  han sido los primeros en alabar la decisión del Monarca. Pero pasado el impacto del anuncio sorpresa se han abierto infinidad de debates. La mayoría acabarán en un cajón el próximo 19 de Junio y el resto, en manos de Felipe VI.

Hay quien piensa que estamos ante una segunda Transición y quizás no vayan muy desencaminados. Hace 40 años los españoles se jugaban la Democracia. Hoy algunos quieren que decidamos entre Monarquía o República. Un debate que me da bastante pereza, por no decir que después de una semana empieza a aburrirme soberanamente.

El asunto (lo dicen las encuestas) no quita el sueño a nadie. Será porque la mayoría está ocupada pensando en como llegar a fin de mes.

¿Es la Monarquía el principal problema de España? No lo creo.

¿Es necesaria una reforma Constitucional con la que todos nos sintamos identificados? Probablemente.

Desde luego no me gustaría estar en el pellejo de Felipe VI. Le esperan meses agitados con una consulta soberanista a la vuelta de la esquina, un bipartidismo que se desmorona, una recuperación económica que no acaba de llegar y una desconfianza en las instituciones sin precedentes.

Es su momento, y sólo el papel que decida jugar en esta partida determinará su futuro. Nadie dijo que la vida fuera fácil, ni siquiera para un Príncipe, o como diría Joaquín Sabina: «Lo que pesa la Corona esa».

Más de este autor

Artur Mas, el pastor

Ahí va Artur Mas guiando a la mitad de su rebaño en una dirección, mientras el resto toma el camino contrario ignorando sus indicaciones. Es paradójico, pero muy similar a lo que está ocurriendo en Cataluña.

Opinión

Sondeos de Halloween

Es la pesadilla de todo estratega electoral. Las encuestas pueden apuntalar o desmoronar los planes de campaña y las últimas que hemos conocido tienen un denominador común : el auge de Ciudadanos.

Opinión

Más en El Subjetivo

Jaime G. Mora

Las transiciones del rey

«¿Será Juan Carlos el rey que lideró la transición de una dictadura a una democracia, el que la aseguró el 23-F, y al mismo tiempo el rey que facilitó la transición de una monarquía parlamentaria a una república?»

Opinión

Daniel Capó

Hijos de la ira

«Las estatuas nos juzgan con sus ojos. Nos miran y nos observan sin decir nada, calladas como una sombra que pesa sobre nuestras conciencias»

Opinión