Jesús Terrés

Solo la puntita

En las aulas de creatividad publicitaria teníamos clara una máxima: no hay mejor campaña de promoción que una prohibición como Dios manda. Con decreto ley y gendarmes en la puerta: prohibido.

Opinión

Solo la puntita
Jesús Terrés

Jesús Terrés

Una mirada placentera hacia la vida.

En las aulas de creatividad publicitaria teníamos clara una máxima: no hay mejor campaña de promoción que una prohibición como Dios manda. Con decreto ley y gendarmes en la puerta: prohibido.

En las aulas de creatividad publicitaria teníamos clara una máxima: no hay mejor campaña de promoción que una prohibición como Dios manda. Con decreto ley y gendarmes en la puerta: prohibido. La verdad, no recuerdo si el citado debate sucedió en los pasillos de aquel CEU tan rancio o en alguna clase —vete tú a saber— de Don Carlos Pajuelo, pero la cuestión: es plantarun «no tocar» en el cacharro más feo de la tienda y ahí nos tendrás a todos como a urracas. Acercando el dedito. Un poco.

Quizá sea esta la razón (ese impulso atávico por lo prohibido) por la que siempre preferimos subir la falda de alguna noia de Sant Gervasi que de alguna hipster del Born —esto Buñuel lo tenía bien claro? la misma razón por la que las copas saben mejor los martes y aquella infame portada del Interviú y el toto lanudo de Marta Sánchez es una de las publicaciones de más éxito en la historia del periodismo patrio. Ole. Marca España.

La cuestión, que la nueva ley del gobierno de Irán —la prohibición de anunciar preservativos y anticonceptivos— va a conseguir lo que no ha conseguido la democracia, la ONU, el SIDA, McCann Erickson o aquella recién divorciada tan pizpireta: poner de moda las gomas.

Más de este autor

Volver

Gardel insiste en lo de que “es un soplo la vida” pero yo no sé qué está diciendo, la vida pesa un quintal y cómo volver tras este estío, si en realidad nunca te fuiste del todo. O qué. Se nos va yendo agosto y los días se acortan como aquellas velas del Zara Home, pero sin el olor a vainilla y minimalismo: qué bien huele siempre en estas tiendas.

Opinión

Madurez

Dijo Lord Beaconsfield que “la madurez es una lucha y la vejez un lamento” pero yo no puedo estar más en desacuerdo, porque al menos la mía (madurez, todavía) se dibuja más bien con los tonos de la ternura y el asentimiento. Tengo poquitas ganas de luchar.

Opinión

Más en El Subjetivo

Guillermo Garabito

No molestar

«A uno le gusta el interior de los hoteles como le gusta el interior de las historias. Por ellos va pasando la vida y sólo se necesita estar ahí, desayunando o merendando, para tomar nota»

No Category -

Jordi Bernal

Comité de expertos

«Tal como han ido las cosas, sería hasta comprensible que en diez días el ministro Illa se presente puntual a su comparecencia ante los medios acompañado por un grupo alborotado de simpáticos chimpancés con batas blancas»

Opinión