Felipe Santos

Soñar con ovejas eléctricas

Dice el historiador israelí Yuval Noah Harari que lo más probable es que nuestra especie experimente una evolución en los próximos doscientos años como resultado de nuestra dependencia de la tecnología. Nos hemos convertido en "máquinas de procesamiento de datos". Los avances de la neurociencia siguen descubriendo que nuestras decisiones pueden llegar a ser adivinadas por condicionantes tan sólo de tipo fisiológico. Gracias al estudio de todos los datos que proporciona nuestra hiperconectividad nos convertimos en seres predecibles en nuestros deseos. Nos comportamos inconscientemente de la misma forma y el destino se adivina como algo que ya está escrito en nuestros genes. ¿Cómo quien fue el ser de la razón no va a experimentar un cambio en su naturaleza?

Opinión

Soñar con ovejas eléctricas
Felipe Santos

Felipe Santos

Escribidor diletante. Soñador consciente. Todo está en todo

Dice el historiador israelí Yuval Noah Harari que lo más probable es que nuestra especie experimente una evolución en los próximos doscientos años como resultado de nuestra dependencia de la tecnología. Nos hemos convertido en «máquinas de procesamiento de datos». Los avances de la neurociencia siguen descubriendo que nuestras decisiones pueden llegar a ser adivinadas por condicionantes tan sólo de tipo fisiológico. Gracias al estudio de todos los datos que proporciona nuestra hiperconectividad nos convertimos en seres predecibles en nuestros deseos. Nos comportamos inconscientemente de la misma forma y el destino se adivina como algo que ya está escrito en nuestros genes. ¿Cómo quien fue el ser de la razón no va a experimentar un cambio en su naturaleza?

Quizá por eso Hariri ha tratado esta posible evolución en un libro que lleva un título vagamente familiar: «Homo Deus: una breve historia del mañana». Tras abordar una historia de la humanidad en «Sapiens» ha vislumbrado en su nueva obra el surgimiento de una especie nueva caracterizada por el control omnímodo de todos sus recursos y sus fines. Muerto Dios, como anunció Nietzsche, el hombre parece decidido a ocupar su lugar.

Los avances tecnológicos nos han hecho pensar que limitaciones «sapiens» como el hambre y la enfermedad serán resueltas en cuestión de tiempo. Si nada amenaza nuestro bienestar, si la muerte puede ser desafiada a través de las terapia y la programación genética, ¿dónde puede estar nuestro límite? Cabe preguntarse qué ocurrirá con la libertad, la ética o las artes en un mundo así, es decir, con todo aquello que nos cuestiona e interpela como seres humanos.

Todo este nuevo mundo cuantificable, medible, monetizable, nos llevará a soñar con ovejas eléctricas, como los androides de Philip K. Dick. Después de todo, ¿qué les faltaba a los replicantes de Blade Runner si su naturaleza no tenía fisuras, eran inmunes a las enfermedades y poseían una capacidad física ilimitada? Los consumía su propia finitud, el saberse programados para durar un tiempo, y el hecho de no poder alimentarse de la memoria y los recuerdos, como advierte Rachel en esa escena cuando descubre las fotografías de la infancia de Rick. Si todo puede ser predicho, si lo que cruza nuestra mente puede ser controlado y no es capaz de volar con libertad, habremos perdido algo tan siempre como nuestra capacidad de asombro ante la contemplación del mundo. Y entonces habremos logrado encerrar en un cuerpo vivo la muerte de una existencia vacía.

 

Más de este autor

Ella

Esta otra dama también cubre con maquillaje las cicatrices del tiempo, lucir lustrosa por un tiempo indeterminado, como Norma Desmond, aunque al comienzo sólo le dieron veinte años de vida.

Opinión

Bruselas, un año después

Un año después, el cielo de la víspera se ha despedido con un azul eléctrico, y el ocaso ha dejado el rastro encendido de unas nubes lejanas, esas que tan bien pintaba Turner, de memoria, afilando el recuerdo de unos pocos trazos en un pequeño cuaderno. Un cielo así no es habitual en esta ciudad, y por eso sus pobladores lo celebran concediéndose un respiro para admirar ese pequeño regalo de la naturaleza.

Opinión

Más en El Subjetivo

Aloma Rodríguez

Vuelta al cole

«La educación es uno de los asuntos sobre los que nunca estamos de acuerdo y, como sucede con otros temas importantes, se usa para agredir al adversario político»

Opinión

Jordi Bernal

'The Wire' en Twitter

«Me alegró que el bueno de Simon viniera a recordarnos cuatro verdades elementales que parecemos haber olvidado entre el revanchismo a tumba abierta de los unos y la reconversión fraudulenta de un pasado vergonzoso de los otros»

Opinión

Nuria Val

Podemos y su ofensiva contra el Rey

«Sánchez es el eterno malabarista que camina sobre la fina línea de su militancia y electorado, dividido entre seguir la estela ‘Felipista’ o apostar por la tradición republicana»

Opinión