Roberto Herrscher

Sonrisas y rodillas: ¿El fin del SIDA?

¿Será cierto que la ciencia está derrotando a esta pandemia? En estas miradas luminosas, en el arte casi anónimo del fotógrafo de agencia, en esas alegres rodillas, quiero creer que sí.

Opinión

Sonrisas y rodillas: ¿El fin del SIDA?
Roberto Herrscher

Roberto Herrscher

Periodista, licenciado en sociología y profesor universitario. Master en Periodismo por la Universidad de Columbia y posgrado del Instituto para el Desarrollo de Periodismo Internacional de Berlín (IIJB), reside en Barcelona, donde dirige el Master de Periodismo BCNY.

¿Será cierto que la ciencia está derrotando a esta pandemia? En estas miradas luminosas, en el arte casi anónimo del fotógrafo de agencia, en esas alegres rodillas, quiero creer que sí.

Miren esta foto. Es un juego de complicidades. Un cruce de al menos tres miradas. Nadie mira así al fotógrafo y nadie mira así a otro como si el fotógrafo no existiera si no se produjo antes el estado de gracia que da la humanidad del artista, o del periodista, o de las dos cosas suponiendo que son distintas. El fotógrafo es maltés y se llama Darren Zammit Lupi. La foto ilustra la noticia de que esta vez sí, puede que la ciencia esté derrotando al SIDA. 

Me impactó la elegancia sutil de esta imagen combinada con la noticia. A veces quienes miramos fotos que ilustran noticias y tenemos que mirar ese diálogo y transformarlo en un trío con nuestra columna de opinión, nuestro “subjetivo”, sufrimos o gozamos un flash de reconocimiento, de identificación, de recuerdo. 

Esto es lo que pensé: así, como en esta foto, era el mundo antes del SIDA. Abierto, sonriente, sin miedos. 

No todo, claro. Había mucho miedo, pero venía de lo oscuro. De los violentos, de los sistemas que destruyen la vida y de sus servidores. En los ochenta, con el SIDA, apareció otro miedo antes impensable: el miedo al amor, al abrazo, al delirio del sexo libre, a tener un hijo. Afectaba a los que buscaban escapar del mundo o necesitaban intensificar sus placeres con la droga. A los que buscaban el encuentro desesperado de los cuerpos. Atacaba a los más vulnerables. Y condenaba cruelmente a los hijos. 

Eran los ochenta. Se acababan las dictaduras y podíamos soñar con una vida sin balas ni desaparecidos. Pero ahora el golpe venía por lo menos esperado: La muerte venía por la vida. El SIDA puso en alerta a todo el mundo, y en África fue terrible. La mezcla de costumbres ancestrales, las enseñanzas nocivas de los guardianes de la moral, la pobreza, la ignorancia y el desprecio a la mujer dejaron una generación devastada. 

¿Será cierto que la ciencia está derrotando a esta pandemia?  En estas miradas luminosas, en el arte casi anónimo del fotógrafo de agencia, en esas alegres rodillas, quiero creer que sí. 

Más de este autor

Roger Moore y los actores de nuestra vida

Uno no elige a su agente 007. Es el que le toca a su generación. La generación de mi padre creció con el James Bond del elegante y desacomplejado Sean Connery. La de mi hijo, con el complejo, traumatizado, posmoderno Daniel Craig.

Opinión

Treinta mil

Te queman la casa. Te tiran el auto al mar. Te roban todo lo que tienes. Esconden los documentos. Te niegan la información del catastro, de tu situación laboral y fiscal. Y te hacen responsable de decir exactamente cuánto valía lo que te robaron, lo que te destruyeron, lo que te escondieron. Y si das un número aproximado, te acusan de no decir con exactitud cuánto fue. “Está diciendo más; es que quiere ganar plata con esto. Calcula en su beneficio”.

Opinión

Más en El Subjetivo

Gregorio Luri

Acting white

«Ni el libro, ni el conocimiento, ni la evaluación son residuos del etnocentrismo blanco. Tampoco el multiculturalismo por sí mismo favorece la convivencia»

Opinión