The objective

El Subjetivo

Opiniones libres de algoritmos

Opiniones libres de algoritmos

Super Bowl-sillos llenos

Son millones los espectadores que esperan el famoso "Super Bowl Sunday" por ver el espectáculo de medio tiempo. Es puro negocio

Aunque yo soy mucho mas del fútbol de verdad, verdad, la realidad es que el Super Bowl es el evento deportivo más seguido del mundo. Este domingo se disputará la XLVIII (whatever) edición de la final de la NFL en el Metlife Stadium de New Jersey, y como cada año será un show que paralizará al mundo. El partido más esperado del año para los fanáticos del fútbol americano se jugará entre los Seattle Seahawks y los Denver Broncos.

Sin embargo, el Súper Tazón, como le llaman en mi pueblo de Miami, es mucho más que un mega acontecimiento deportivo. Cuando yo estaba en la universidad era obligatorio ver el partido, pero no precisamente para saber quién ganaba, si no para analizar a fondo los comerciales que se transmiten durante el "half-time show". Cada año, este espectáculo deportivo junta a más de 100 millones de televidentes y las agencias publicitarias pagan millones para que sus marcas aparezcan durante los cortes comerciales. 

Pero, ¿es un evento deportivo o un concierto de Justin Bieber? Bueno, un poco de ambos. Como todas las ligas deportivas en Estados Unidos, se trata más de entretenimiento y dólares. Son millones los espectadores que esperan el famoso "Super Bowl Sunday" por ver el espectáculo de medio tiempo. Es puro negocio. Un negocio con una influencia socio-económica exorbitante. En la edición del 2013 el evento logró más de 26 millones de menciones en Twitter durante el par de horas que duró el partido. Así que ya saben, si no se les ocurre nada mejor en qué gastarse la pasta y quieren lanzar una nueva crema anti-arrugas, pueden optar por pagar 4 millones de dólares por un espacio de 30 segundos... Seguro que algunas venden, pero no se olviden de la crisis. GO DENVER! Yeah! Cerveza... BURP! Bye.

Más de este autor

Más en El Subjetivo

Los nietos de Caín

"Por un voto, uno solo, España estuvo a punto de quebrar. Pero era más importante tumbar a Zapatero que evitar la suspensión internacional de pagos del país. Mucho más. Esa era la mentalidad entonces. Y esa misma sigue siendo ahora"