Eugenio Fouz

Te despiertas alterado, enciendes el móvil y aparece un dinosaurio

Dicen las estadísticas que veintitrés de cada cien adolescentes ingleses interrumpen voluntariamente el ciclo natural del sueño para atender su WhatsApp. A mí me parece que el porcentaje de acróbatas sin cabeza de esta rara ansiedad de luna apunta demasiado bajo.

Opinión

Te despiertas alterado, enciendes el móvil y aparece un dinosaurio
Eugenio Fouz

Eugenio Fouz

Netizen poet & blogger; profesor de Inglés. Soy twitter-adicto.

Dicen las estadísticas que veintitrés de cada cien adolescentes ingleses interrumpen voluntariamente el ciclo natural del sueño para atender su WhatsApp. A mí me parece que el porcentaje de acróbatas sin cabeza de esta rara ansiedad de luna apunta demasiado bajo.

Dicen las estadísticas que veintitrés de cada cien adolescentes ingleses interrumpen voluntariamente el ciclo natural del sueño para atender su WhatsApp. En otras palabras que un chaval de apenas trece años siente la necesidad urgente de saber quién le escribe, qué pasa en su teléfono o por qué no contestan a su ‘wassap’ más reciente en medio de la noche aunque a las dos o las dos y media debería estar dormido e inconsciente. Estos usuarios enfermizos no se separan de una muñeca repeinada que lleva el reloj estropeado y la hora cambiada. 

A mí me parece que el porcentaje de acróbatas sin cabeza de esta rara ansiedad de luna apunta demasiado bajo. Deben de ser muchos más los usuarios adictos a las redes en el Reino Unido y el resto de Europa. Y es que hoy en día es imposible caminar por una calle cualquiera del mundo digitalizado sin tropezar con astronautas imberbes hiperconectados a Ground Control como réplicas nostálgicas de comandantes Tom sonámbulos y perdidos en una gran Vía Láctea plagada de mensajes, alarmas y cables. 

No supimos verlo y se nos vino encima. No fue la radio ni fue la televisión. Fuimos nosotros que no hicimos nada cuando teníamos que haber hecho algo. Ocurrió en el momento en que los niños enmudecieron y dejaron de pedirnos los juegos de mesa. Renegaron del tablero de la oca y del monopoly. Nosotros nos dedicamos a nuestras cosas mientras ellos miraban absortos las pantallas de un videojuego. Al final quisieron un teléfono que fue su juguete y su mascota. Se volvieron nerviosos y coléricos de repente. Nosotros no entendimos el origen de esa tensión de equilibrista impaciente. Al despertar todavía aparece la bestia de la que habla Monterroso. 

Más de este autor

Dejen salir antes de entrar

Los últimos días de clase, justo antes de empezar las vacaciones de verano, lo normal era volver a casa soñando despierto. Uno escribía sus planes sin necesidad de bolígrafo sobre las páginas en blanco de los meses de julio y agosto. Estos dos meses eran los meses más largos del año. La mayoría de los chavales de mi edad sabía que vería a Tarzán en la pantalla, pasaría una temporada en la playa, se aburriría a ratos, jugaría a la Oca y al Parchís y lograría ser más o menos feliz.

Opinión

Letra cursiva

“Puedo escribir los versos más tristes esta noche”. Puedo escribir como si fuera el poeta chileno y dejar caer una estrella fugaz a su lado. Puedo afirmar que sé lo que significa estar enamorado porque, por extraño que parezca, Neruda en este poema habla de amor y desamor (que en el fondo son una misma cosa). Podría, en fin, reproducir líneas enteras de firmas ajenas y hacer creer al lector no cultivado que la disposición maestra de las palabras era mía. Mi memoria me mima.

Opinión

Más en El Subjetivo

Guillermo Garabito

No molestar

«A uno le gusta el interior de los hoteles como le gusta el interior de las historias. Por ellos va pasando la vida y sólo se necesita estar ahí, desayunando o merendando, para tomar nota»

No Category -

Jordi Bernal

Comité de expertos

«Tal como han ido las cosas, sería hasta comprensible que en diez días el ministro Illa se presente puntual a su comparecencia ante los medios acompañado por un grupo alborotado de simpáticos chimpancés con batas blancas»

Opinión