The objective

El Subjetivo

Opiniones libres de algoritmos

Opiniones libres de algoritmos

Tetas en público

¿Tema tabú? No debería. En el Reino Unido, Estados Unidos y ahora Sao Paulo existen leyes que amparan a la máter, y que penalizan a los espacios que prohíban el derecho de una madre a amamantar en público a su hijo. Es más, la ley describe esa prohibición como discriminación a la mujer. Es que lo es.

En España no está muy claro lo de “dar teta” en público.  Ya ven, algo tan absolutamente natural que sin embargo hemos disfrazado desplazando el momento a salas “privadas y tranquilas”; exactamente esa fue la respuesta de Primark hacia Carmen Vega, clienta expulsada de una de sus tiendas.

Estaba amamantando a su churumbel cuando un amable guardia de seguridad la acompañó discretamente hasta la salida porque (ojo) “podía ofender al resto de clientes”. Eso en Primark, con “Bailando, bailando, bailando, bailando —Tu cuerpo y el mío llenando el vacío —Subiendo y bajando, subiendo y bajando” de Enrique Iglesias y Mickael Carreira a todo trapo. Hay que joderse.

¿Tema tabú? No debería. En el Reino Unido, Estados Unidos y ahora Sao Paulo existen leyes que amparan a la máter, y que penalizan a los espacios que prohíban el derecho de una madre a amamantar en público a su hijo. Es más, la ley describe esa prohibición como discriminación a la mujer. Es que lo es.

¿Inapropiado? ¿Poco elegante? ¿Obsceno? ¿Impúdico? Una madre alimentando a su hijo, no más que eso. Inapropiado, poco elegante, obsceno e impúdico es cualquier minuto de (casi) cualquier debate televisivo. Esos que se escandalizan por ver una teta en el bus.

Más de este autor

Volver

Gardel insiste en lo de que “es un soplo la vida” pero yo no sé qué está diciendo, la vida pesa un quintal y có...

Madurez

Dijo Lord Beaconsfield que “la madurez es una lucha y la vejez un lamento” pero yo no puedo estar más en desacuerdo, porque al ...

Más en El Subjetivo

Podemos en su laberinto

"Si una de las partes contratantes se terminase desentendiendo del acuerdo, y basta con observar la conducta electoral de lugares como la Comunidad de Madrid para preverlo, el Estado del Bienestar español estaría políticamente condenado"