Gabriel González-Andrio

Todo para el pueblo, pero sin el pueblo

Nicolás Maduro da miedo. Venezuela está escribiendo sus páginas más negras desde que este tipo, enfundado en su chándal, convirtió el país en su rancho. Cuando vienen mal dadas, este personaje se dedica a encarcelar y amenazar a diestro y siniestro.

Opinión

Todo para el pueblo, pero sin el pueblo

Nicolás Maduro da miedo. Venezuela está escribiendo sus páginas más negras desde que este tipo, enfundado en su chándal, convirtió el país en su rancho. Cuando vienen mal dadas, este personaje se dedica a encarcelar y amenazar a diestro y siniestro.

Nicolás Maduro da miedo. Venezuela está escribiendo sus páginas más negras desde que este tipo, enfundado en su chándal, convirtió el país en su rancho. Cuando vienen mal dadas, este personaje se dedica a encarcelar y amenazar a diestro y siniestro. Da igual que seas un empresario que un periodista, lo importante es quitar de en medio a todo el que no entre por el aro. Y en esas estamos.

Tengo un amigo venezolano que me ha contado de primera mano lo que allí se está cocinando estos meses. Los ciudadanos  han empezado a luchar por la supervivencia ante el desabastecimiento de las tiendas, supermercados, etc. Lejos de afrontar el problema, el mandatario bolivariano ha decidido que hay que meter en la cárcel a los directivos de esas empresas ¿De qué los culpan? No se sabe, pero para empezar a la cárcel y luego hablamos. Es decir, que las garantías y derechos fundamentales no existen.

Entiendo que los venezolanos no van a quedarse de brazos cruzados. Lo de “todo para el pueblo, pero sin el pueblo” (la frase que define al despotismo ilustrado) es sin duda el ‘leit motiv’ de la llamada revolución bolivariana. Primero con Chávez y ahora con Maduro.

Da miedo imaginar cómo puede terminar todo esta historia. Han sido ya muchos –básicamente los que tenían plata- los han salido del país por piernas. El resto sobrevive. Y mientras tanto, Maduro y su corte de palmeros amenazan con expropiar a las empresas españolas. Este tipo quiere hundir al país, no hay duda.

Si mantiene su discurso, si sigue con las amenazas a empresas, directivos, etc. Lo normal es que el pueblo se subleve o el sentido común actúe. Es una pena que un país con gran riqueza natural, con tantas posibilidades de crecimiento, se esté convirtiendo en un lugar irrespirable.

Maduro debe madurar y darse cuenta de que esto de la revolución bolivariana ha pasado de ser un sueño idílico a una broma de mal gusto. La gente, las familias, quieren vivir en paz, poder comer, poder comprar, poder trabajar y tener libertad. Hoy por hoy ese sueño se ha transformado en una pesadilla.

 Y lo que queda por ver… 

Contexto

    Más de este autor

    Descansen en paz

    Algunos ya no respetan ni el “descanse en paz, amén”. Debo reconocer que en algunos velatorios a los que he asistido no hubiera sido extraño ver una escena como la foto que ilustra la noticia. No digo yo que velar a un cadáver se deba convertir en un paño de lágrimas, pero otra cosa es convertir aquello en una especie de mercadillo donde todos hablan a grito pelado.

    Opinión

    El padre del novio

    Al parecer la idea nació del padre del impronunciable Üzümcüoglu, quien dijo al diario Serhat Kilis que espera que “si Dios quiere, esto llevará a otros a compartir sus fiestas de bodas con sus hermanos sirios”. Esto es un corazón gigante y lo demás son sueños quiméricos.

    Opinión

    Más en El Subjetivo

    Jaime G. Mora

    Las transiciones del rey

    «¿Será Juan Carlos el rey que lideró la transición de una dictadura a una democracia, el que la aseguró el 23-F, y al mismo tiempo el rey que facilitó la transición de una monarquía parlamentaria a una república?»

    Opinión

    Daniel Capó

    Hijos de la ira

    «Las estatuas nos juzgan con sus ojos. Nos miran y nos observan sin decir nada, calladas como una sombra que pesa sobre nuestras conciencias»

    Opinión