The objective

El Subjetivo

Opiniones libres de algoritmos

Opiniones libres de algoritmos

Transformaciones

El debate de la investidura fallida de Sánchez dejó algunas imágenes que, si no para la posteridad, sirven como entretenimiento semanal de columna

Foto: Ballesteros | EFE

El debate de la investidura fallida de Sánchez dejó algunas imágenes que, si no para la posteridad, sirven cuando menos como entretenimiento semanal de columna. Mucho se ha hablado ya del cambio de maneras de Rufián, que de hincha con impresora y esposas lúbricas ha mutado en moderado hombre de acuerdos al modo de aquel señor catalán del Palace. Tanto es así que en los corrillos periodísticos de los pasillos del Congreso al chaval de la Esquerra lo han bautizado como Rufián i Lleida. Paralelamente a la impostación meliflua de Rufián, hemos asistido a otra transformación de signo contrario: de reformista posibilista y estadista cetrípeto, Rivera ha dado el salto a un lenguaje de asperezas canallescas y a una impertinencia en la representación parlamentaria rayana en la falta de educación. A este punto cabe preguntarse, tal vez un tanto ingenuamente, si este cambio en el tono y las formas se debe a una cuestión personal o responde a un fingimiento dramático que tenga como última intención asegurarse el voto ultra.

Si estuviéramos ante una reacción visceral, podríamos pensar que el líder de Ciudadanos necesita con urgencia las merecidas vacaciones. Si por el contrario se tratara de una treta para acaparar el voto de la grada más enfervorecida, costaría creer que la estrategia fuera beneficiosa de cara a un posible adelanto electoral o a una estrategia de oposición a medio plazo. Debería comprender Rivera que aquellos electores a los que se dirige con altisonancias tabernarias utilizaron su voto para castigar lo que ellos consideraron una traición pusilánime. En gran medida, el voto rebotado fue a su partido con resignación. Y además ese voto prestado casi nunca rebasa la circunstancialidad y el castigo transitorio. No parece, pues, una buena idea dárselas de radical bullanguero teniendo en cuenta sobre todo que a su derecha siempre se encontrará con los que gritan con una vehemencia más firme y sincera. Igualmente equivocada, pero sincera.

Más de este autor

Quins collons!

"Torra sobreactúa una perplejidad desorbitada, una incredulidad rayana en el hastío fatigado (esa panda de españolazos reacios siempre al palique dialogante) hasta un colofón propio de su  condición deshilachada"

Desastres del Tsunami

"Los catalanes deciden hacerse el harakiri colectivo tirando de un argumentario victimista que sólo puede tildarse de capricho pequeñoburgués"

Más en El Subjetivo

El ala oeste de Quim Torra

"Cataluña se ha convertido en campo de batalla y conforme oscurecía, las calles de Barcelona se han llenado de hombres que no tienen nada que perder. La sonrisa ha terminado siendo la del Joker"