Jordi Bernal

Transformaciones

El debate de la investidura fallida de Sánchez dejó algunas imágenes que, si no para la posteridad, sirven como entretenimiento semanal de columna

Opinión Actualizado:

Transformaciones
Foto: Ballesteros
Jordi Bernal

Jordi Bernal

Periodista a su pesar y merodeador de librerías y cines. Autor del libro de crónicas Viajando con ciutadans (Ed. Triacastela, 2015)

El debate de la investidura fallida de Sánchez dejó algunas imágenes que, si no para la posteridad, sirven cuando menos como entretenimiento semanal de columna. Mucho se ha hablado ya del cambio de maneras de Rufián, que de hincha con impresora y esposas lúbricas ha mutado en moderado hombre de acuerdos al modo de aquel señor catalán del Palace. Tanto es así que en los corrillos periodísticos de los pasillos del Congreso al chaval de la Esquerra lo han bautizado como Rufián i Lleida. Paralelamente a la impostación meliflua de Rufián, hemos asistido a otra transformación de signo contrario: de reformista posibilista y estadista cetrípeto, Rivera ha dado el salto a un lenguaje de asperezas canallescas y a una impertinencia en la representación parlamentaria rayana en la falta de educación. A este punto cabe preguntarse, tal vez un tanto ingenuamente, si este cambio en el tono y las formas se debe a una cuestión personal o responde a un fingimiento dramático que tenga como última intención asegurarse el voto ultra.

Si estuviéramos ante una reacción visceral, podríamos pensar que el líder de Ciudadanos necesita con urgencia las merecidas vacaciones. Si por el contrario se tratara de una treta para acaparar el voto de la grada más enfervorecida, costaría creer que la estrategia fuera beneficiosa de cara a un posible adelanto electoral o a una estrategia de oposición a medio plazo. Debería comprender Rivera que aquellos electores a los que se dirige con altisonancias tabernarias utilizaron su voto para castigar lo que ellos consideraron una traición pusilánime. En gran medida, el voto rebotado fue a su partido con resignación. Y además ese voto prestado casi nunca rebasa la circunstancialidad y el castigo transitorio. No parece, pues, una buena idea dárselas de radical bullanguero teniendo en cuenta sobre todo que a su derecha siempre se encontrará con los que gritan con una vehemencia más firme y sincera. Igualmente equivocada, pero sincera.

Más de este autor

Un chiste malo

«Instalados en la más áspera de las simplezas, la pareja de baile solo tiene en mente evitar el pisotón del otro»

Opinión

Trump en 'The Office'

«Trump como presidente de Estados Unidos nada tiene que envidiar al feliz mono suelto con dos pistolas cargadas»

Opinión

Más en El Subjetivo

José Carlos Rodríguez

No volverán

«Iglesias se coloca como medalla su deseo de acabar con la alternancia democrática. Sólo con eso mina la confianza en nuestra democracia. El golpe de Estado moderno sigue su curso»

Opinión

Aloma Rodríguez

Pongamos que hablo de Madrid

«Los afines al Gobierno central sacan la artillería –y motivos no les faltan– contra la gestión de Ayuso y así tapar sus propios errores; los contrarios, responden sacando datos que dan a entender que la cosa no es para tanto»

Opinión

Carlos Mayoral

Un invierno kunderano

«Las novelas de Kundera tienen la capacidad de extirpar al lector por completo de la realidad. A cambio, le ofrecen alojamiento en ese cosmos tan propio del escritor»

Opinión