José Carlos Rodríguez

Tres pasos de Sánchez

El PSOE vive amenazado por la ley de hierro del declive socialdemócrata: La socialdemocracia consiste en hacer promesas con el dinero ajeno, y la crisis ha arruinado primero las promesas y luego el prestigio de los partidos socialdemócratas. A izquierda y derecha les han salido rivales que tienen el prestigio que les confiere negar la realidad: ellos no harán recortes y se replegarán frente a las amenazas de la economía global. El modo que han encontrado para recuperar credibilidad es someter la elección de la dirección del partido a la militancia. Pero la militancia, muy politizada, también mira hacia la izquierda, y elige líderes que reivindican los valores prostituidos por sus antecesores, y conducen a sus partidos a la marginalidad. Así Corbyn y Hamon.

Opinión

Tres pasos de Sánchez
José Carlos Rodríguez

José Carlos Rodríguez

Elegí vivir de contar lo que acaece. De todas las ideas sobre cómo debemos convivir, la libertad no me parece la peor.

El PSOE vive amenazado por la ley de hierro del declive socialdemócrata: La socialdemocracia consiste en hacer promesas con el dinero ajeno, y la crisis ha arruinado primero las promesas y luego el prestigio de los partidos socialdemócratas. A izquierda y derecha les han salido rivales que tienen el prestigio que les confiere negar la realidad: ellos no harán recortes y se replegarán frente a las amenazas de la economía global. El modo que han encontrado para recuperar credibilidad es someter la elección de la dirección del partido a la militancia. Pero la militancia, muy politizada, también mira hacia la izquierda, y elige líderes que reivindican los valores prostituidos por sus antecesores, y conducen a sus partidos a la marginalidad. Así Corbyn y Hamon.

Y Pedro Sánchez, claro está. Tiene la consistencia del pan de molde, pero Maquiavelo entendía la política como el arte de ocupar el poder, y Sánchez ha demostrado tener ese instinto. Está a tres pasos de alcanzar el poder. El primero es abstenerse en la moción de censura de Pablo Iglesias (su estrategia de convertir a Rajoy en Goldstein no es suficiente), presentar la suya, y ganarla con el apoyo de quienes quieren desmembrar España. Pero no puede hacerlo, pues medio PSOE todavía defiende la nación.

El segundo lo ha sugerido su “número dos”, José Luis Ábalos, en ABC: Apostar por una legislatura larga. Ya tiene los apoyos para los presupuestos de este año. Y con el déficit achicándose, Rajoy tendrá más medios para comprar tiempo a los nacionalistas. Y mientras, Pedro Sánchez restaña las heridas y construye una alternativa a Podemos. Pero no hay nada que haga pensar que es alternativa al candidato del PP.

El tercero consiste en volver a intentar tras las próximas elecciones, con más fuerza, con menos escrúpulos, formar una coalición que le encumbre como último presidente de la nación española. Aunque quizás entonces vuelva a tropezar.

Más de este autor

Elecciones del desencanto

«El secesionismo no está tan movilizado como sugiere el reparto de escaños. Quizás muchos votantes no quieran repetir el fiasco de 2017»

Opinión

Gracias, Rubius

«El Rubius ha estado diez años aportando la mitad de lo que ganaba al Estado español. La práctica totalidad de quienes le critican necesitarían varias vidas para aportar una cantidad igual»

Opinión

Más en El Subjetivo

Miguel Ángel Quintana Paz

El moderadito

«Al moderadito le encanta decir cosas que en realidad no significan nada: así aspira a gustar a todos los bandos en disputa, aunque ofenda al respeto por la verdad»

Opinión

Beatriz Manjón

¿Por qué?

«Explicar la crisis sanitaria solo con números es como tratar de argumentar las infidelidades contando muescas en la cama»

Opinión