Víctor de la Serna

Trump: punto de inflexión... ¿o no?

Quizá haya sido el momento definitorio de la presidencia de Donald Trump, o al menos el inicio de un desenlace accidentado: le denuncian directamente por actividades delictivas desde su cargo, y su cacareada cumbre con el apestado dictador norcoreano se rompe en unos minutos cuando Kim le exige el fin de las sanciones sin aceptar la liquidación total de su programa nuclear.

Opinión

Trump: punto de inflexión... ¿o no?
Foto: SAUL LOEB
Víctor de la Serna

Víctor de la Serna

Periodista generalista a la antigua usanza, ha acabado especializándose en comunicación, cocina, vinos, baloncesto y las calles de Madrid.

Quizá haya sido el momento definitorio de la presidencia de Donald Trump, o al menos el inicio de un desenlace accidentado: le denuncian directamente por actividades delictivas desde su cargo, y su cacareada cumbre con el apestado dictador norcoreano se rompe en unos minutos cuando Kim le exige el fin de las sanciones sin aceptar la liquidación total de su programa nuclear. Todo ello, que se produjo prácticamente de forma simultánea, nos da una idea de lo que está siendo este episodio trumpiano sin precedentes en la Historia de Estados Unidos.

Naturalmente que todo puede quedar en agua de borrajas. El testimonio de su ex abogado Michael Cohen, con cheque supuestamente pagado a la estrella porno de turno para acallarla, convenció a unos congresistas y fue rechazado por otros que consideran –no sin razón– a Cohen como otro mentiroso compulsivo, un turbio correveidile de Trump que puede estar buscando algún trato de favor. Claro que como ha sido expulsado del Colegio de Abogados y parece que va directo a chirona, tampoco se ven muchas ventajas que pueda sacar, salvo la de la venganza. Veremos, porque a partir de ahora habrá modo de separar la verdad de la mentira, y algunas verdades quedarán.

Trump, por su parte, sale algo trasquilado pero no en exceso de su segundo encuentro con uno de los dictadores más odiados por los norteamericanos, al que la víspera había calificado de «gran líder». Políticamente, sus partidarios no pierden la fe, aunque un día de éstos tenga una cumbre con el diablo mismo: es fe, justamente, fe ciega, lo que esa América blanca y que se siente preterida tiene en su líder.

Con todo, estos episodios van marcándose entre la capa de la población que no está visceralmente en contra ni a favor del personaje, y que puede ser decisiva. Como puede serlo, con los demócratas al fin al mando de una de las dos Cámaras, el aspecto político-judicial que va a continuar posiblemente con la comparecencia del special counsel Robert Mueller, cuya credibilidad es muy superior a la de un Cohen, y que viene investigando la conexión rusa con paciencia y detalle.

Ahí sí que podrían empezar a colocarse los elementos previos a esa arma termonuclear que acabó con Nixon y desprestigió a Clinton: el «impeachment», o juicio político. Para ello será necesario que más senadores y congresistas republicanos den la espalda a Trump, y hasta que no estén muy convencidos de que puede arrastrarles en su caída, no serán muy numerosos.

Más de este autor

Podemos llega a su límite

«Fruto inevitable del deterioro de los partidos nacionales en la España periférica, cobra mayor importancia, quizá como contrapeso, el colapso de Podemos y de sus filiales»

Opinión

Cuando Trump se queda desnudo

«¿Qué hace Trump? Sigue riéndose de la Kung Flu, desdeñando su gravedad y ofendiendo a los millones de personas que sufren»

Opinión

Más en El Subjetivo

Enrique García-Máiquez

Coleta de león

«Pablo Iglesias prefiere ser coleta de león que cabeza de oposición, a lo que hay que sumar que la cabeza del león socialista tiene tan pocas ideas propias que, a menudo, parece que manda o dirige o piensa la cola»

Opinión

Beatriz Manjón

No hay verano inútil

«La normalidad es el grado de rareza que podamos soportar: un verano colmado de noticias o playas donde el topless más escandaloso sea la boca al aire»

Opinión

Juan Claudio de Ramón

Volver de Roma

«Cuando le preguntaron por el plazo razonable que el viajero debe darse para visitar Roma, la respuesta del gran medievalista alemán Ferdinand Gregorovius fue encogerse de hombros: ‘Yo solo llevo aquí treinta años’».

Opinión

Josu de Miguel

Estado Español

«La proliferación del sintagma «Estado español» muestra la torpeza de una cierta clase política e intelectual que, pretendiendo combatir el franquismo cambiando el nombre de las cosas, ha terminado coreando su propia terminología»

Opinión