Natalia Angulo Haynes

Tryckfrihet

El director de "El Mundo" ha dimitido por presiones del Gobierno señalando además que se siente vigilado desde que su periódico ha comenzado a publicar información sobre el caso Bárcenas.

Opinión

Tryckfrihet

El director de «El Mundo» ha dimitido por presiones del Gobierno señalando además que se siente vigilado desde que su periódico ha comenzado a publicar información sobre el caso Bárcenas.

El director de «El Mundo» ha dimitido por presiones del Gobierno señalando además que se siente vigilado desde que su periódico ha comenzado a publicar información sobre el caso Bárcenas, ¿significa esto que ya no contamos con las garantías necesarias para poder expresar ideas sin que estén controladas y censuradas por el Estado? Ya hemos perdido el derecho a una vivienda, a un trabajo, a la sanidad, a las prestaciones, a reunirnos y manifestarnos en la calle sin represalias y ahora solo quedaba esto, el no poder contar cómo otros se enriquecen a costa de nuestro empobrecimiento.

La España actual es un paseo por el 1984 de Orwell donde la bandera que ondea es la de la empresa privada, donde la gente tiene demasiada hambre como para rechazar las migajas de lo que antes eran sólidos derechos y donde solo vemos miseria y gente hambrienta de uniforme pegando a gente hambrienta que protesta, para beneficiar a gente que no está hambrienta.

Lo que hoy vemos es que la libertad de prensa es de quien tiene la propiedad del medio de comunicación y que sus publicaciones vienen definidas por quién es, lo que convierte al ciudadano de a pie en prisionero de una información ya de por sí sesgada. Si le sumamos a esta jaula el que el gobierno tape la jaula con una sábana silenciando a periodistas como Pedro J. nos convertimos en canarios ciegos y silenciosos.

Recuerdo que hay un precioso monumento a la libertad de prensa en Cádiz, una escultura de un candado abierto simbolizando el pluralismo informativo que me hace pensar que aún queda esperanza. Multitud de ideas distintas todas expresadas abiertamente sin temor a represalias, abiertas a debate, porque el pensamiento libre es el pilar de la democracia. Quizá mi criterio de libertad de prensa difiere del de Rajoy con esa estrategia informativa suya basada en comunicados a través de 1984 pantallas, ese obsesivo control de la información donde solo sobrevive su propaganda evadiendo las preguntas que le formulan en ruedas de prensa, limitando la presencia libre de los medios en actos públicos y negándose a conceder entrevistas y hacer declaraciones.

Un ejecutivo a la deriva que en vez de realizar las reformas necesarias se limita a intentar romper el espejo que le devuelve la terrible imagen de la realidad del país que no gobierna. Pedro J. Ramírez, que has cometido el error de mostrarnos a todos el retrato de Dorian Grey que nuestros dirigentes tienen guardado en su desván, yo inclino la cabeza en señal de respeto y te saludo.

Más de este autor

De la moda Friki

El canal friki por excelencia, TNT se ha tomado en serio lo del Día del Orgullo Friki y este año se ha puesto como objetivo encontrar al Friki Master; o lo que es lo mismo, a la persona más friki de España. Así que en el capítulo de Big Ban Theory, Sheldon se dirige a los frikis españoles y les hace un llamamiento a todos aquellos que se consideren unos fanáticos de las series, los videojuegos, los cómics, la ciencia ficción, el manga y la tecnología, para que demuestren su sabiduría friki en este concurso de televisión.

Opinión

La orilla blanca, la orilla negra  

Como decía al principio Mohamed Ali Malek ha sido reconocido por uno de los inmigrantes supervivientes como uno de los dos culpables de la tragedia más grave ocurrida en aguas del Mediterráneo. El segundo culpable somos nosotros, culpables de cada una de esas muertes, todos nosotros, nuestros países, nuestras políticas de inmigración, nuestra indiferencia, todos incluidos tú que lo lees y yo que lo escribo.

Opinión

Más en El Subjetivo

Gregorio Luri

Acting white

«Ni el libro, ni el conocimiento, ni la evaluación son residuos del etnocentrismo blanco. Tampoco el multiculturalismo por sí mismo favorece la convivencia»

Opinión