Jordi Bernal

Tú que puedes

«Con el panorama general, y aunque no haya pillado tajada de los pérfidos saudíes ni tenga cuentas en paraísos fiscales, a mí también me gustaría escribir una carta de dimisión, deserción o despedida»

Opinión

Tú que puedes
Foto: Daniel Ochoa de Olza| AP
Jordi Bernal

Jordi Bernal

Periodista a su pesar y merodeador de librerías y cines. Autor del libro de crónicas Viajando con ciutadans (Ed. Triacastela, 2015)

Si yo pudiera también le escribiría una carta a mi hijo diciéndole que me voy; que con ese mismo afán de servicio a la queridísima España que han guiado mis pasos en esta vida decido poner tierra por medio y acabar mis días en exilio discreto y templado, tal y como manda la tradición familiar. En mi caso no se trataría de un sacrificio provocado por mi mala cabeza con la caza, las rubias con apellido de filósofo sesudo y los jeques del petrodólar, sino más bien por un hartazgo considerable de este país cuya historia se repite tantas veces que ya ni se sabe si esto es tragedia, farsa o directamente astracanada.

El rey Emérito se despide con una carta al hijo que tiene su punto de disculpa por un marrón monumental para los Borbones y su futuro en la jefatura del Estado, dándole además la razón a los que piensan que la transparencia casa mal con una institución que vivió sus días de gloria cuando el resto éramos vulgo achantado que araba la tierra y moría en la guerra. También es cierto que uno se pone a contar en el Congreso a los que se declaran fervientes republicanos y le sale un elenco perfecto para una mansión del terror.

Por otra parte, dicen los monárquicos convencidos que como tenemos una Monarquía low cost, a Juan Carlos I no le quedaba otra que buscarse la vida con los cobros en negro, como si sus business fueran ñapas a domicilio. Podría ser un argumento plausible si no fuera porque, salvo cuatro privilegiados, en España todos vamos tirando de low cost.

En fin, que con el panorama general, y aunque no haya pillado tajada de los pérfidos saudíes ni tenga cuentas en paraísos fiscales, a mí también me gustaría escribir una carta de dimisión, deserción o despedida. Siempre pensando en mi queridísima España, faltaría más.

Más de este autor

Un chiste malo

«Instalados en la más áspera de las simplezas, la pareja de baile solo tiene en mente evitar el pisotón del otro»

Opinión

Trump en 'The Office'

«Trump como presidente de Estados Unidos nada tiene que envidiar al feliz mono suelto con dos pistolas cargadas»

Opinión

Más en El Subjetivo

Ferran Caballero

Prefiero el apocalipsis

«Deben convencernos de que esta vez no funcionarían las cosas que hasta ahora siempre han funcionado y que parecen muy de derechas y que ahora son necesarias medidas del todo innovadoras y sin precedentes, que en realidad se parecen sospechosamente a las medidas, de antiguo fracasadas, de sus antiguos y fracasados referentes ideológicos»

Opinión

Cristina Casabón

Curillas posmodernos

«Nos piden que adoptemos un imperativo moral basado en una ideología victimista para alcanzar la “justicia social”, sembrando prejuicios sobre la identidad intransferible de los individuos»

Opinión