Enrique García-Máiquez

Umma gamma

La actualidad es como aquel chiste casi profético. Un padre, muy preocupado, lleva a su hijo al psicólogo infantil o al sociopedagogo porque la criatura está obsesionada con el sexo. Sale el experto a los dos minutos muy alarmado: “Se trata de un caso grave. He dibujado dos rayas horizontales y le he preguntado qué veía. ‘Dos haciendo el amor’, me ha dicho. He pintado dos rayas verticales. ‘Dos haciendo el amor… de pie’” El padre, indignado, le espeta al experto: “¡Es que usted le dibuja unas porquerías al pobre chaval…!”. Si el chascarrillo no es profético del todo es porque el padre moderno no se hubiese indignado. ¿Qué otra cosa podría dibujar el psicólogo?

Opinión

Umma gamma
Enrique García-Máiquez

Enrique García-Máiquez

Profesor, poeta, columnista, crítico, traductor, provinciano, aforista, diarista. Todo junto y demasiado revuelto.

La actualidad es como aquel chiste casi profético. Un padre, muy preocupado, lleva a su hijo al psicólogo infantil o al sociopedagogo porque la criatura está obsesionada con el sexo. Sale el experto a los dos minutos muy alarmado: “Se trata de un caso grave. He dibujado dos rayas horizontales y le he preguntado qué veía. ‘Dos haciendo el amor’, me ha dicho. He pintado dos rayas verticales. ‘Dos haciendo el amor… de pie’” El padre, indignado, le espeta al experto: “¡Es que usted le dibuja unas porquerías al pobre chaval…!”. Si el chascarrillo no es profético del todo es porque el padre moderno no se hubiese indignado. ¿Qué otra cosa podría dibujar el psicólogo?

Las últimas noticias recuerdan al chiste. Sexo por todas partes, en las deliberaciones colegiales de la Iglesia de Escocia o en un caballito del diablo de Gabón recién descubierto. Su nombre, “Umma gumma”, es un guiño a un disco de Pink Floyd, Ummagumma, y, además, es la expresión utilizada por los universitarios de Cambridge para referirse, ¡cómo no!, al sexo. En la foto anterior de The Objective aparece lo que asemeja una rosa y es una montaña de preservativos rojos. “Los organizadores de los Juegos de Río van a ofrecer 450.000 preservativos a los atletas”, aclara la publicación brasileña Folha de São Paulo. Tanto lo de “atletas” como el nombre de la publicación darían bastante juego al niño, al psicopedagogo y a su padre.

Recuerdo cuando se criticaba a la Iglesia Católica por estar obsesionada con el sexo; y me entra la risa floja. Lo que fue un tabú, ahora es una butá. Se ha dado la vuelta y, de no poderse hablar de sexo, hemos pasado a no parar de hablar de sexo. Lo cual no sería demasiado grave —hay temas más áridos— si no nos nublase el juicio. Los recelos contra cualquier propuesta que trate de paliar el invierno demográfico arraigan en el miedo a que nada limite en nada la libertad sexual. Con el aborto, pasa, en el fondo, lo mismo. Y cualquier iniciativa que proponga cualquier libertad sexual trae el viento de popa. La mentalidad anticonceptiva está en la concepción de muchas ideas y modas del momento. Al final, aquí el quid de casi todo está en el Umma gamma; y, si mi artículo parece una boutade, es una prueba más de que el sexo es, hoy por hoy, nuestra butá.

Contexto

    Más de este autor

    La musa es la muerte

    Giulio Meotti, periodista de Il Foglio, sólo me escribe para preguntarme cosas de España cuando está muy perplejo. Es raro que un italiano, ¡con lo que son los italianos!, esté perplejo alguna vez por algo; y más si es periodista. Sin embargo, me llamó ayer. No le cabe en la cabeza que el Gobierno español ande […]

    Opinión

    No me veo

    «Ya no hacemos lo que nos obligan ni lo que nos apetece ni siquiera lo que nos divierte. Hacemos lo que sea fotogénico o susceptible de dar bien en un vídeo»

    Opinión

    Más en El Subjetivo

    Ricardo Calleja

    Damas andantes en la Corte Suprema

    «Asistimos estos días a una auténtica apoteosis civil, de las que tanto necesita una república atribulada. Hay un acuerdo universal sobre su inteligencia, su quijotesco sentido de la justicia, y su encantadora humanidad»

    Opinión