Gonzalo Gragera

Un cuervo ingenuo

Yo, que admiré a Javier Krahe cuando todos creímos que eran posibles mundos habitados por individuos como Krahe, vi a Pablo Iglesias cantando con el letrista en un concierto. El tema fue Cuervo Ingenuo. Puede que aún se vea en Youtube. Sí, Cuervo Ingenuo: ese satírico himno que, junto con Sabina, cantó Krahe por los ochenta, cuando casi todo el socialismo –militante, votante y en el poder- creyó que Felipe González era la socialdemocracia. Pero Felipe no fue la socialdemocracia idealista y rupturista de pasados y pesados cabos supuestamente bien atados que tantos esperaban y hubo que convocar a personas como Javier Krahe para refrescar de realidad el panorama político de España. Para recordar que ahí estaba la OTAN y que ahí estaría la corrupción de los últimos ochenta y primeros noventa.

Opinión

Un cuervo ingenuo
Gonzalo Gragera

Gonzalo Gragera

1991. En la actualidad colabora en la cadena COPE –Sevilla-, en Zenda y en The Objective. Su último libro es La suma que nos resta (Premio de Poesía Joven RNE), editorial Pre-textos.

Yo, que admiré a Javier Krahe cuando todos creímos que eran posibles mundos habitados por individuos como Krahe, vi a Pablo Iglesias cantando con el letrista en un concierto. El tema fue Cuervo Ingenuo. Puede que aún se vea en Youtube. Sí, Cuervo Ingenuo: ese satírico himno que, junto con Sabina, cantó Krahe por los ochenta, cuando casi todo el socialismo –militante, votante y en el poder- creyó que Felipe González era la socialdemocracia. Pero Felipe no fue la socialdemocracia idealista y rupturista de pasados y pesados cabos supuestamente bien atados que tantos esperaban y hubo que convocar a personas como Javier Krahe para refrescar de realidad el panorama político de España. Para recordar que ahí estaba la OTAN y que ahí estaría la corrupción de los últimos ochenta y primeros noventa.

La socialdemocracia, desde aquellos ochenta, se ha quedado sin respuestas entre las necesidades de un mundo dominado por el pragmatismo, el escepticismo, el relativismo y, desde hace unos años en Europa, el populismo. Lo hemos visto en Francia con Le Pen y lo hemos comprobado en España con Podemos. ¿La posible panacea? La revisión de un PSOE que encuentre, al fin, su propósito, y un partido de centro, Albert Rivera, que no sea un pozo de votantes decepcionados con los últimos años del Partido Popular.

También, en otro orden del día, quizá necesitemos de un Krahe que entone un Cuervo Ingenuo contra ese Pablo Iglesias –la letra la conoce, ya es- que pacta, sin remordimientos, con IU con tal de construir su puente hasta Sánchez. En el quinto aniversario del 15 M, aquellos que se echaron a la calle para echar a la casta del PSOE y PP, como por aquel entonces los llamaban, se sientan con aquellos para debatir propuestas y gobiernos. A ver si lo que aquí falta es memoria y un poco de pudor, y no regeneración. ¿Cuervo Ingenuo? Krahe, no pudiste elegir mejor título para describir el fin de las revolucionarios. Ni Orwell lo supera.

Contexto

    Más de este autor

    2020: Qué peliculón, pero sin Óscar

    «Una trama que se podría explotar para el cine es la que va de una pandemia mundial a manifestaciones donde se protesta contra el racismo, y donde se considera racista a Churchill»

    Opinión

    La década populista

    «Como nos hablaba Monedero del ‘régimen del 78’ en los circenses debates de la Sexta, ahora Abascal nos habla de ‘dictadura comunista'»

    Opinión

    Más en El Subjetivo