Jordi Bernal

Un pacifismo a prueba de bombas

Una de las grandes mentiras que ha fabricado el Think Tank independentista y que se repite lorito en púlpitos, tertulias, redes sociales y demás arrabales siniestros de la virtualidad es la del carácter pacífico del movimiento bobino y, por extensión, de la idiosincrasia catalana. Late sin disimulo una superioridad cívica, novecentista y europea que se opone, qué duda cabe y como siempre, a una garrulería irascible, navajera y mesetaria.

Opinión Actualizado:

Un pacifismo a prueba de bombas
Foto: JON NAZCA| Reuters
Jordi Bernal

Jordi Bernal

Periodista a su pesar y merodeador de librerías y cines. Autor del libro de crónicas Viajando con ciutadans (Ed. Triacastela, 2015)

Una de las grandes mentiras que ha fabricado el Think Tank independentista y que se repite lorito en púlpitos, tertulias, redes sociales y demás arrabales siniestros de la virtualidad es la del carácter pacífico del movimiento bovino y, por extensión, de la idiosincrasia catalana. Late sin disimulo una superioridad cívica, novecentista y europea que se opone, qué duda cabe y como siempre, a una garrulería irascible, navajera y mesetaria. Cierto es, sin embargo, que no pocas veces el acomplejamiento español le ha comprado el discurso torticero al nacionalismo catalán y de ahí esa admiración que no ha hecho más que engallar a los falsarios. El penúltimo ejemplo es el de la socialista podemizada Bea Talegón que, después de pasar por caja en TV3, escribió un tuit que de bien seguro disfrutaron los supremacistas rurales y en el que venía a remachar que los catalanes son más demócratas que el pueblo vecino de cabreros. Pues ya se sabe que mientras en España se desenfundan garrotes para liarse a hostia limpia en un cuadro de Goya, los catalanes piden diálogo y cantan en hermandad armónica el «Give Peace a Chance” con Yoko Ono a la bandurria.

Tanto es así, tanto es el espíritu catalán de cantar de pájaros que nadie diría que arrasamos Mallorca, parte de Valencia y las tierras que nos pusieron por delante. Nadie diría que popularizamos el bandolerismo en unas guerras civiles que se sucedieron a lo largo de dos siglos, practicamos el lanzamiento de bomba y la quema de iglesias y conventos con fruición, patentamos junto con Chicago el pistolerismo y nos aplicamos a conciencia con los paseíllos. Además, antes del yihadismo​, nosotros ya tuvimos una organización terrorista pionera en la autoinmolación.

Los antecedentes, pues, no parecen demostrar que exista una predisposición genética catalana hacia el pacifismo. Todo lo contrario. Diría que hemos tenido una irresistible tendencia histórica a la violencia. Nada sorprendente, por otra parte. Al fin y al cabo está incrustado en nuestro ADN: como buenos españoles, a la primera de cambio desenfundamos el garrote para servir de adustos modelos al pintor de turno.

Más de este autor

Al final de la escapada

«La Diada de este fin de semana pinta a un final de la escapada en la que el tono reivindicativo no llegará a esconder una evidente fatiga y frustración de un movimiento que se creyó todo y no es más que una parte minoritaria de una región que vivió -qué duda cabe- días mejores»

Opinión

En zapatillas

«No logro entender cómo se cometen siempre los mismos errores y no se valora la capacidad del enemigo por resistir las tácticas de una guerra de ocupación»

Opinión

Más en El Subjetivo

Juan Manuel Bellver

Dabiz Muñoz, de Madriz al cielo

«Este cocinero hiperactivo y empresario autodidacta de 41 años es un luchador que ha forjado su carrera a pulso, practicando una cocina de vanguardia desprejuiciada y radical, con una base inicial de inspiración asiática, que no admite concesiones ni medias tintas.»

Opinión

Álvaro del Castaño

Plata o Plomo

«Todo individuo tiene derecho a pensar como quiera en una democracia (pero ¡ojo!, no en un sistema comunista). Por ejemplo este artículo no podría ser publicado bajo un régimen comunista, yo sería inmediatamente reprimido»

Opinión