José Carlos Rodríguez

Un PSOE democrático

El PSOE ha dejado de ser ‘El señor de las moscas’. Ya no rigen los niños en esa selva. Los mayores han descartado el canibalismo democrático y de progreso y, como son mayoría, han impuesto su criterio. Finalmente, ofrecerán una abstención vergonzante que permitirá la reelección de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno.

Opinión

Un PSOE democrático
José Carlos Rodríguez

José Carlos Rodríguez

Elegí vivir de contar lo que acaece. De todas las ideas sobre cómo debemos convivir, la libertad no me parece la peor.

El PSOE ha dejado de ser ‘El señor de las moscas’. Ya no rigen los niños en esa selva. Los mayores han descartado el canibalismo democrático y de progreso y, como son mayoría, han impuesto su criterio. Finalmente, ofrecerán una abstención vergonzante que permitirá la reelección de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno.

Es una lucha entre pragmáticos vergonzantes e idealistas orgullosos. Es así porque ambos coinciden en el mismo código moral, la suprema razón ética de la izquierda española, que es el sectarismo sin concesiones hacia la derecha. La derecha, que es todo lo que no sean ellos, no debe existir. Y si no cabe el exterminio, hay una escala degradada de tolerancia (de falta de apego a los valores), que va desde la prohibición de sus manifestaciones y de su participación en política a la condena ontológica de todo lo que haga, la negación de su derecho a ejercer el poder, la imposición de acuerdos de cerco político o la asunción de una estricta dieta de no colaboración.

La abstención se sale de la escala moral socialista y entra en un terreno desconocido y, por supuesto, peligroso. Se juegan su misma existencia ante la competencia de una banda más pura en sus intenciones. Tienen que tapar su traición, prestando a once técnicos que “desbloqueen” el gobierno. Se ven obligados a recurrir, en una renuncia ideológica impensable en el PSOE, a la realidad misma como argumento moral: la de 85 diputados frente a 137.

Han salido del paso, pero el reparto de escaños les otorga una posición incómoda: van a tener que renovar su vergüenza día a día. Eso, o cambiar su código ético sectario por el de la democracia, que pasa por la alternancia y por los acuerdos y por las coaliciones entre los partidos de vocación mayoritaria. Pero para aceptarlo es necesario tener fortaleza, claridad de ideas, y un liderazgo que conduzca a un nuevo PSOE. Y ese líder, hoy, no existe.

Más de este autor

Monarquía, pandemia y profilaxis

«Desde que Nietzsche proclamó la noticia de que Dios ha muerto, las monarquías cristianas son sistemas políticos republicanos. Eso es lo que podrá salvar la monarquía en España, que Felipe VI y sus sucesores actúen como republicanos ejemplares»

Opinión

Marea baja

«Pablo Iglesias ya está ahí, sentado en la mesa en la que se juega el poder, a punto de romper la baraja»

Opinión

Más en El Subjetivo

Guillermo Garabito

España de vacaciones

«Es agosto y que Pedro Sánchez se haya ido de vacaciones, acogiéndose a esta sacrosanta tradición nuestra de que pase lo que pase habrá verano, es una cosa que me resulta estupenda contra lo que, sorprendentemente, le ha parecido a todos los demás; incluso con oleada de rebrotes y todo»

Opinión