Gabriel González-Andrio

Un valor de futuro  

Con esto no quiero decir que haya llegado el final de Rafa, en absoluto. Simple y llanamente advierto que ningún deportista de élite puede estar en la cima toda la vida. Hemos visto pasar a Arantxa, Induráin, Carlos Sainz, Raúl o Xavi Hernández. Y lo mismo pasará con Rafa, los Gasol... Nada es para siempre.

Opinión

Un valor de futuro   

Con esto no quiero decir que haya llegado el final de Rafa, en absoluto. Simple y llanamente advierto que ningún deportista de élite puede estar en la cima toda la vida. Hemos visto pasar a Arantxa, Induráin, Carlos Sainz, Raúl o Xavi Hernández. Y lo mismo pasará con Rafa, los Gasol… Nada es para siempre.

Hace unos años tuve la oportunidad de conocer a Carlos Costa –muy buena gente, por cierto-, una de las personas de confianza del círculo más cercano a Rafa Nadal. En aquella ocasión hablamos largo y tendido sobre el presente del jugador, sus patrocinadores, etc. Pero se me quedó grabada una frase imposible de olvidar: “tenemos que estar preparados para el día en que Rafa deje de ganar”.

Y aquello era lógico. Rafa había batido todos los récords y arrasaba allí por donde pasaba. Nadie le tosía en tierra, pero en el resto de superficies también ha cosechado numerosos éxitos. Pero nada es para siempre y todos –también las estrellas del deporte- tienen fecha de caducidad. No son máquinas y el físico tiene sus límites.

Con esto no quiero decir que haya llegado el final de Rafa, en absoluto. Simple y llanamente advierto que ningún deportista de élite puede estar en la cima toda la vida. Hemos visto pasar a Arantxa, Induráin, Carlos Sainz, Raúl o Xavi Hernández. Y lo mismo pasará con Rafa, los Gasol… Nada es para siempre.

Me parece que lo más difícil para alguien que lo ha ganado todo –Roland Garrós, Wimbledom, etc- es mantener intacta su imagen cuando sales del circuito mediático. En el caso del manacorí esto no será un problema. Sus valores siguen intactos, así que no deja de ser razonable que Kia Motors haya anunciado que seguirá con Nadal cuando cuelgue la raqueta. Es un valor seguro y nadie lo duda.

Pero esto no se improvisa. Desde sus inicios Rafa nos ha transmitido su autenticidad siendo fiel a valores como el sacrificio, la entrega, la honestidad, la humildad, la sencillez… Y eso, amigos, no tiene precio. Bueno sí lo tiene, y por eso estoy seguro de que cuando abandone el tenis tendrá patrocinadores haciendo cola.

Gracias, Rafa.

Contexto

    Más de este autor

    Descansen en paz

    Algunos ya no respetan ni el “descanse en paz, amén”. Debo reconocer que en algunos velatorios a los que he asistido no hubiera sido extraño ver una escena como la foto que ilustra la noticia. No digo yo que velar a un cadáver se deba convertir en un paño de lágrimas, pero otra cosa es convertir aquello en una especie de mercadillo donde todos hablan a grito pelado.

    Opinión

    El padre del novio

    Al parecer la idea nació del padre del impronunciable Üzümcüoglu, quien dijo al diario Serhat Kilis que espera que “si Dios quiere, esto llevará a otros a compartir sus fiestas de bodas con sus hermanos sirios”. Esto es un corazón gigante y lo demás son sueños quiméricos.

    Opinión

    Más en El Subjetivo

    Daniel Capó

    Ser padres

    «La paternidad consiste en volver a aprender para terminar sabiendo algo más que al principio»

    Opinión