Jordi Bernal

Un verano inglés

La alergia a los viajes estivales y las vacaciones masificadas me lleva a buscar el ocio de agosto sin salir de casa. Desconectando del lodazal político, me mudo al Oxford de mediados de los sesenta del pasado siglo. Estética sixties, arquitectura medieval, cielos plomizos, cálidas veladas de pub entre pintas y denso y aromático humo de pipas. Como no puede ser de otra manera, en un contexto de ficción inglesa, la apacible y civilizada ciudad universitaria esconde un submundo de crímenes perversos, delitos de pasión y ambición, tramas inextricables de corrupción política con hampones malvados y sin escrúpulos.

Opinión Actualizado:

Un verano inglés
Jordi Bernal

Jordi Bernal

Periodista a su pesar y merodeador de librerías y cines. Autor del libro de crónicas Viajando con ciutadans (Ed. Triacastela, 2015)

La alergia a los viajes estivales y las vacaciones masificadas me lleva a buscar el ocio de agosto sin salir de casa. Desconectando del lodazal político, me mudo al Oxford de mediados de los sesenta del pasado siglo. Estética sixties, arquitectura medieval, cielos plomizos, cálidas veladas de pub entre pintas y denso y aromático humo de pipas. Como no puede ser de otra manera, en un contexto de ficción inglesa, la apacible y civilizada ciudad universitaria esconde un submundo de crímenes perversos, delitos de pasión y ambición, tramas inextricables de corrupción política con hampones malvados y sin escrúpulos.

En ese lúgubre escenario se mueve rumiante el detective Endeavour Morse, personaje creado por el novelista Colin Dexter. La serie Endeavour, cuyas cuatro primeras temporadas se pueden ver en Filmin, parte del famoso Inspector de Dexter recreando sus primeros pasos como policía local después de abandonar los estudios universitarios, haber pasado una breve temporada en el ejército y haberse unido posteriormente a la policía de Carshall-Newton. En el primer episodio encontramos a Morse escribiendo su carta de renuncia justo antes de recibir la noticia de su traslado a la comisaría de Oxford para investigar la extraña desaparición de una joven.

Tipo tímido, hipersensible, apasionado de la música clásica como último refugio, un tanto asocial, enamoradizo y con una inteligencia extraordinaria para los crucigramas y los crímenes, Morse se convierte en el escudero del crepuscular detective inspector Fred Thursday, veterano de la Segunda Guerra Mundial, con pocas simpatías hacia los teutones y proclive a resolver los problemas mediante métodos expeditivos.

Será Thursday (apellido que nos remite a Chesterton) quien se encargue de enseñar la profesión a Morse así como de contagiarle el gusto por el trago, al cual el joven se aficiona de manera imprudente y de por vida. Y episodio tras episodio asistimos a la consolidación de una amistad sin sentimentalismos, leal y generosa, construida a partir de la razón de los días laborables, hecha de pequeñas complicidades cotidianas.

Como señaló –un tanto provocador– Javier Marías enarbolando la maestría de la ficción inglesa del viejo Morse por encima de la novísima moda de la series yanquis: “Los casos son lo de menos, unos mejores, otros peores. Lo importante es contemplar a estos personajes de carne y hueso, creíbles, nunca pueriles ni demenciados, deambulando por las calles de Oxford, investigando, dialogando con estudiantes y dons y con otros, y asistir a sus comedidas penas. A diferencia de los de House of Cards, True Detective o Breaking Bad, jamás son histriónicos ni incurren en estupideces (así es muy fácil que “ocurran” desgracias), uno está a gusto en su compañía. Quizá su falta de pretensiones, su honradez y su sobriedad los condenan hoy al ostracismo en nuestro país deslumbrado por la pedantería y los ademanes de genialidad. A ver si alguien se anima a publicar los libros de Dexter y las series inspiradas por sus personajes inolvidables”.

A ver si alguien de anima. De momento este verano disfrutaremos de la compañía del joven Morse y de su honrado y noble mentor Thursday, mientras deambulan por el viejo Oxford y resuelven enmarañados casos que, en verdad, son lo de menos.

Más de este autor

Un chiste malo

«Instalados en la más áspera de las simplezas, la pareja de baile solo tiene en mente evitar el pisotón del otro»

Opinión

Trump en 'The Office'

«Trump como presidente de Estados Unidos nada tiene que envidiar al feliz mono suelto con dos pistolas cargadas»

Opinión

Más en El Subjetivo

Jorge San Miguel

La nueva normalidad

«La nueva normalidad es ante todo un régimen de opinión y un listado de cosas toleradas o censuradas, que pueden ir cambiando sobre la marcha»

Opinión

José Carlos Rodríguez

No volverán

«Iglesias se coloca como medalla su deseo de acabar con la alternancia democrática. Sólo con eso mina la confianza en nuestra democracia. El golpe de Estado moderno sigue su curso»

Opinión

Aloma Rodríguez

Pongamos que hablo de Madrid

«Los afines al Gobierno central sacan la artillería –y motivos no les faltan– contra la gestión de Ayuso y así tapar sus propios errores; los contrarios, responden sacando datos que dan a entender que la cosa no es para tanto»

Opinión

Carlos Mayoral

Un invierno kunderano

«Las novelas de Kundera tienen la capacidad de extirpar al lector por completo de la realidad. A cambio, le ofrecen alojamiento en ese cosmos tan propio del escritor»

Opinión