Hermann Tertsch

Una apuesta posible

Hoy entra Theresa May como primera ministra del Reino Unido en Downing Street. Lo hace en un momento de radical y dramático cambio histórico y de inmenso vértigo político y social debido a la salida del Reino Unido de la Unión Europea. Y en medio de un terremoto en la clase política británica que hace desaparecer a muchas de las principales figuras de los pasados años, con su antecesor, David Cameron a la cabeza. Son muchas las enseñanzas que ahora se apresuran unos y otros a ver en la espectacular evolución de los hechos desde aquella madrugada del 24 de junio en que se supo que los británicos habían decidido en referéndum, contra todo pronóstico, salir de la Unión Europea.

Opinión

Una apuesta posible

Hoy entra Theresa May como primera ministra del Reino Unido en Downing Street. Lo hace en un momento de radical y dramático cambio histórico y de inmenso vértigo político y social debido a la salida del Reino Unido de la Unión Europea. Y en medio de un terremoto en la clase política británica que hace desaparecer a muchas de las principales figuras de los pasados años, con su antecesor, David Cameron a la cabeza. Son muchas las enseñanzas que ahora se apresuran unos y otros a ver en la espectacular evolución de los hechos desde aquella madrugada del 24 de junio en que se supo que los británicos habían decidido en referéndum, contra todo pronóstico, salir de la Unión Europea.

El primero de ellos sería el que recomienda no hacer política a golpe de referéndum en tiempos de zozobra. Pero para evitar inútiles y peligrosas melancolías no conviene caer ni en lamentos ni en torpes intentos de dar marcha atrás al implacable transcurso de los hechos. Toca ahora en el Reino Unido, esa parece ser la intención de Theresa May, tomar medidas rápidas, resueltas, firmes y valientes para convertir el trauma de la salida de la UE en un impulso para la creación de nuevas realidades beneficiosas. May ha de lograr una separación rápida y razonable de las instituciones europeas y un cambio en las relaciones que acabará con los privilegios de la relación entre miembros, pero nunca deberían proyectarse desde Bruselas como un castigo. El Reino Unido seguirá ahí y aunque no miembro siempre será un socio de la Unión Europea, un cliente y un vital aliado en todas las cuestiones de seguridad y defensa. La primera ministra deberá forjar por tanto unas relaciones nuevas con Europa y con el resto del mundo que lo trataba como miembro de la UE.

Lo cierto es que no le tiene por qué ir mal. Pasados los primeros tiempos traumáticos, con un liderazgo político firme, un discurso integrador y una relación modificada y razonable tanto con la UE como con el resto del mundo, esa separación puede acabar siendo un paso más en la larga y espléndida historia del Reino Unido. La UE hará bien en afrontar la nueva situación con el mismo ánimo de profunda reforma hacia un nuevo tiempo. Porque tiene por delante la misma necesidad que Londres de llevar a cabo cambios profundos, resueltos y eficaces, si no quiere que la salida del Reino Unido sea el principio del fin de todo el proyecto europeísta. De nada sirve la arrogancia del aparato de Bruselas y sus defensores a los que tanto se notan las ganas de castigar al británico rebelde. Ni la ciega obcecación de mantener curso en Europa como si nada sucediera, limitándose las fuerzas tradicionales a atacar y descalificar a los insatisfechos que surgen y crecen en número sin cesar por todo el continente.

A todos conviene que el Reino Unido tenga éxito fuera de la UE. Y puede tenerlo si no se sabotea. Y todos necesitamos que la UE tenga éxito en reformarse a sí misma. Porque la alternativa es la ruptura, la disgregación continental. Esa sí puede convertirse en una catástrofe histórica de terroríficas consecuencias.

Contexto

    Más de este autor

    Lenguaje vintage de un Putin en apuros

    El presidente ruso Vladimir Putin tiene muy serios problemas. El precio del petróleo y de otras materias primas le han recordado de repente y de forma muy dolorosa que, tras más de tres lustros de poder ilimitado suyo, Rusia es en sus estructuras comerciales e industriales un país del Tercer Mundo. Y que sus grandes gestos imperiales, incluidos sus alardes militaristas, sus intervenciones exteriores y sus invasiones con anexión de Crimea incluida, apenas eclipsan ya a una economía lamentable, una población deprimida que sobrevive en niveles de pobreza y bajísima calidad de vida, un alcoholismo rampante que lleva a los varones rusos a tener una esperanza de vida africana y una sociedad amoral en la que corrupción, criminalidad, suicidio y desesperanza son fenómenos omnipresentes.

    Opinión

    La muerte de un mal acuerdo

    Se daban los últimos retoques a la sede de la Cumbre Humanitaria Mundial en Estambul cuando, de forma imprevista y solo horas después de ser anunciado, Angela Merkel viajaba a Turquía, a Ankara, para tratar sobre la crisis de refugiados más grave de los últimos tiempos. Cumbres como la de Estambul o cualquier otra no tiene posibilidad alguna de solucionar nada si no funcionan los cauces bilaterales. Y la catástrofe humanitaria de esta última crisis de refugiados había remitido en los pasados meses por un acuerdo bilateral entre la UE y Turquía. O para ser más exactos entre Angela Merkel y Recep Tayyip Erdogan.

    Opinión

    Más en El Subjetivo

    Victoria Carvajal

    Vulnerables

    «Europa se encuentra atrapada entre el desafío de transformar su economía hacia fuentes de energía más limpias, su dependencia energética en las importaciones y la competencia de China e India en la demanda de fuentes de energía más verdes»

    Opinión

    Ricardo Dudda

    Enfoques de género

    «Casi ocho de cada 10 suicidios en el mundo son masculinos. La causa de muerte más probable en los hombres entre 20 y 49 años es el suicidio»

    Opinión