Marta Parreño Gala

Una heroína del siglo XVII

Solo se sabía de su existencia por una foto en blanco y negro de principios del siglo XX. Ahora ha sido redescubierta en perfecto estado en una antigua colección privada y será vendida por cientos de miles de euros al mejor postor.

Opinión

Una heroína del siglo XVII
Marta Parreño Gala

Marta Parreño Gala

Periodista y cineasta. Escribo, filmo y creo. He rodado 7 cortometrajes y trabajado en El Periódico de Catalunya, Ling Magazine, COM Radio y La Vanguardia. Ahora en Adams Editorial.

Solo se sabía de su existencia por una foto en blanco y negro de principios del siglo XX. Ahora ha sido redescubierta en perfecto estado en una antigua colección privada y será vendida por cientos de miles de euros al mejor postor.

Solo se sabía de su existencia por una foto en blanco y negro de principios del siglo XX. Ahora ha sido redescubierta en perfecto estado en una antigua colección privada y será vendida por cientos de miles de euros al mejor postor. Es la ‘María Magdalena en éxtasis’ de Artemisia Gentileschi, tesoro de la pintura clásica de una artista con un talento excepcional que supo saltarse todos los límites y convertirse en la mejor pintora de su generación.

Sé muy poco de Artemisia, pero sé que en una época donde estaba mal visto que las mujeres pintaran, ella pintó. Sé que no pudo entrar en las academias profesionales de Bellas Artes porque las mujeres estaban vetadas y que su preceptor privado, nombrado por su padre, la violó. Sé que tuvo que casarse al poco tiempo con otro hombre para restituir su honorabilidad.

Pero entre tanto ella pintaba.

Firmó su primera obra con 17 años y se convirtió en la primera mujer en ingresar en la Academia del Dibujo de Florencia. Se impuso por su arte, luchó contra los prejuicios, se ganó el respeto de a través de sus cuadros y hoy el redescubrimiento de su pequeño gran lienzo se ha convertido en noticia a nivel internacional.

La figura de Artemisia evoca a las de otras grandes creadoras más o menos invisibles que pintaron, escribieron, esculpieron, compusieron o filmaron por encima de sus posibilidades. Jane Austen, Christine de Pizan, Alice Guy, Camille Claudel, Elizabeth Wilbraham… Enormes artistas que supieron hacerse grandes, ignorar las presiones y crear en mayúsculas aplastando a una misoginia que acabó con muchas creadoras pero que no pudo asfixiar ese algo para lo que ellas habían nacido: la creación artística pura.

Más de este autor

La pureza y las mujeres

16 becas pero solo para jóvenes vírgenes. Así abre la noticia. Es el requisito que ha impuesto la alcaldesa de una localidad de Sudáfrica para otorgar becas escolares: la virginidad. Y yo me pregunto muchas cosas, entre ellas la siguiente: ¿Las toquetearán y les harán pruebas para comprobar que además de impuras no son mentirosas? La noticia no menciona edades, pero sí géneros, y una vez más es el nuestro, chicas, el que se lleva la palma. Así que ahí va otra pregunta: ¿Por qué se presupondrá que la pureza es solo cosa nuestra? A colación de la cuál me nace la siguiente: ¿Qué tendrá que ver la pureza con el sexo? ¿Y por qué sigue siendo el sexo tan problemático en más de medio mundo, por no decir en el mundo entero?

Opinión

Oda a las cosas

Le robo el título a Neruda porque el periódico que sostiene este hombre no es solo un periódico. Y él ya evocó algo parecido en su “Oda a las cosas”. Este periódico no es un periódico porque es un clavo al que agarrarse en mitad del precipicio, una luz tenue pero testaruda que llega hasta el fondo de un pozo muy hondo. Siempre me ha fascinado la manera que tenemos de restablecer la normalidad en medio de la destrucción; cómo pequeños detalles le sirven a uno para ascender a la superficie y respirar cuando parece que todo se acaba.

Opinión

Más en El Subjetivo

Jorge Dioni López

El patán

«Lo peor es que te digan que ir por ahí insultando o ridiculizando es guerra cultural o romper un tabú de lo políticamente correcto»

Opinión

Beatriz Manjón

Vivir para no contarlo

«Contemplar el mundo sin más propósito es el modo más fiable de aprehenderlo; lo demás es un conocer a medias, con un ojo puesto en lo real y otro en lo virtual»

Opinión