The objective

El Subjetivo

Opiniones libres de algoritmos

Opiniones libres de algoritmos

Una luz gastada

Foto: MIKE SEGAR | Reuters

Me gustaría escribir con una luz gastada y vieja, ensombrecida por el peso de los días; y no bajo la luz nueva y virgen, ligeramente pudorosa, de la mañana. Una luz gastada, sí, que no sea carne de mito, ni puedan manosear las utopías, sino que recuerde a Europa y beba de sus fuentes: Homero y Esquilo, Heródoto y  Platón, Séneca y Virgilio. Me gustaría usar una lengua que ya no es nuestra ni volverá a serlo; una lengua que apenas comprendo y que ha sido levadura de los siglos. Me gustaría poder acudir a una luz que reconozca en la memoria los despojos del mundo, ya cuando el día se inclina.

Y pienso en la promesa de una luz no usada, como celebró nuestro gran fray Luis de León, y en las consecuencias de una luz nueva, sin culpa ni mácula, sin peso ni dolor; una luz edénica, anterior a la Historia, que reclama una y otra vez su presencia en el mundo. Y pienso entonces que esa luz fue también la que alumbró la Revolución Soviética y el arte contemporáneo; y la que niega la naturaleza humana y la que conjura –como hace Harari– al Homo Deus, con  nuestros genes manipulados, nuestro cuerpo robotizado y nuestra conciencia almacenada e inerte en unos cuantos bits de inteligencia artificial, perpetuamente entrelazados, besando el cuerpo artificial de un cíborg, leyendo quizás al Dante pero en sentido inverso; no ya del Infierno al Paraíso, en una escala ascendente que recoja las llagas de la vida, sino todo lo contrario: dispuestos al extravagante gozo de una distopía que se pretende libre de las penosas servidumbres del mal.

Más de este autor

Sin nada que decir

Sin una determinada imaginación dirigida hacia la excelencia y tamizada por la experiencia del pasado, es difícil que el hombre trascienda las limitaciones de su propio tiempo

Más en El Subjetivo