Carme Chaparro

Una multa más que justificada

Lo ocurrido a este niño lo veo como una lección: enseñarle a un niño que tiene que cumplir la palabra que ha dado. Enseñarle que tiene que ser educado y responsable.

Opinión

Una multa más que justificada

Lo ocurrido a este niño lo veo como una lección: enseñarle a un niño que tiene que cumplir la palabra que ha dado. Enseñarle que tiene que ser educado y responsable.

Pues, ¿qué quieren que les diga? Que me parece genial. Lo que exhibe este niño –a estas alturas de la jugada es difícil que no hayan leído las historia por ahí- es una multa. Una multa de 20 euros por no cumplir la palabra dada y asistir a una fiesta de cumpleaños.

Resulta que el chaval se había comprometido a ir a la fiesta de cumple de un compañero de clase, celebrada en una pista artificial de esquí, en la ciudad británica de Plymouth. Pero, al parecer, decidió a última hora no asistir y ni siquiera avisó, con lo que los padres del cumpleañero perdieron las 16 libras que costaba la reserva de entrada. Un dinero que ahora le reclaman.

Y quizá ustedes piensen, ¡qué feo! ¡Qué feo reclamar 16 míseras libras!

Yo lo veo al revés.

Yo lo veo como una lección: enseñarle a un niño que tiene que cumplir la palabra que ha dado. Enseñarle que, cuando uno se compromete, hay que seguir adelante con ese compromiso. Enseñarle que tiene que ser educado y responsable. Enseñarle también a ponerse en el  lugar del otro chico: ¿cómo se sentiría si, de repente y sin avisar, nadie se presentara a su fiesta de cumpleaños?

Se llama crecer.

Por cierto, puestos, multaría también a los padres, por no educar a su hijo en algo tan fundamental como el respeto. 

Contexto

    Más de este autor

    Gracias por ver el vídeo

    Lo siento pero no. Yo no he visto ni quiero ver el vídeo en el que queman vivo al piloto jordano Muaz al Kasabeh. Pero desde aquí quiero dar las gracias a quienes lo han visto.

    Opinión

    ¿Qué le veis a la Torre Eiffel? ¿Qué?

    En realidad, es el imaginario colectivo el que ha convertido un montoncito de hierros en un pastelito rosa para enamorados. Es la presión del grupo la que nos ha convencido de que ese mamotreto es el lugar más romántico del mundo.

    Opinión

    Más en El Subjetivo