José Carlos Rodríguez

Una revolución

Ya sabemos lo que ha organizado el gobierno autonómico liderado por Puigdemont. Conocemos bien el papel de villano que el torpe gobierno de Mariano Rajoy ha representado en ese teatro. Tenemos claro, hoy como hace cuatro semanas, hoy como hace cuatro décadas, que el gobierno regional de Cataluña va a declarar la independencia del resto de España. Lo que muchos no ven con suficiente claridad es que estamos ante una auténtica revolución.

Opinión

Una revolución
Foto: SERGIO PEREZ| Reuters
José Carlos Rodríguez

José Carlos Rodríguez

Elegí vivir de contar lo que acaece. De todas las ideas sobre cómo debemos convivir, la libertad no me parece la peor.

Ya sabemos lo que ha organizado el gobierno autonómico liderado por Puigdemont. Conocemos bien el papel de villano que el torpe gobierno de Mariano Rajoy ha representado en ese teatro. Tenemos claro, hoy como hace cuatro semanas, hoy como hace cuatro décadas, que el gobierno regional de Cataluña va a declarar la independencia del resto de España. Lo que muchos no ven con suficiente claridad es que estamos ante una auténtica revolución.

Será el polvo levantado por los escombros del Estado. Será el descreimiento con el que miran los españoles a su país. Será la derrota por incomparecencia del nefando gobierno liderado por este Don Julián redivivo. Será porque la palabra revolución se ha utilizado para cualquier ocurrencia y ha perdido su sentido. Será que en España el fin de la historia llegó la las aulas hace décadas. Será que la hemos gestado durante cuarenta años y hemos tolerado, cuando no comprendido, sus motivaciones xenófobas e insolidarias. Pero la tenemos aquí y muchos no la pueden ver.

Es una revolución porque se subvierte el orden legal, y porque se hace en nombre de un sujeto político distinto del actual. Es una revolución porque, si Rajoy permite, con su inacción culposa e inane, la secesión de Cataluña, todo, absolutamente todo, quedará en entredicho. El nombre de España quedará temblando. Su territorio se quebrará por una o dos heridas más. La Constitución tendrá el mismo crédito que le ha concedido Mariano. Y en Cataluña regirá un régimen dizquedemocrático dedicado a la construcción nacional; es decir, a hacer de la región lo que nunca ha sido y a dividir a sus ciudadanos entre fieles y sospechosos. Lo que conocemos quedará en entredicho. Nuestras referencias serán más pequeñas e inseguras.

Y aún se publicarán unas memorias de Mariano que no se titulen “Mis vergüenzas”.

Más de este autor

Monarquía, pandemia y profilaxis

«Desde que Nietzsche proclamó la noticia de que Dios ha muerto, las monarquías cristianas son sistemas políticos republicanos. Eso es lo que podrá salvar la monarquía en España, que Felipe VI y sus sucesores actúen como republicanos ejemplares»

Opinión

Marea baja

«Pablo Iglesias ya está ahí, sentado en la mesa en la que se juega el poder, a punto de romper la baraja»

Opinión

Más en El Subjetivo

Paco Reyero

Kamala Harris, el origen y mucho más

«En la política (y probablemente más en la política norteamericana) todo es pasajero: recuérdese el rechazo de George Bush padre a Ronald Reagan, del que luego fue fiel vicepresidente dos mandatos y sucesor presidencial»

Opinión

Ferran Caballero

Que gane el campeón

«Lo que celebra Nike, lo que celebra el progresismo, ya no es el progreso sino el presente, con todas y cada una de sus contradicciones y por muy terribles e injustas que puedan ser»

Opinión

Lea Vélez

La fama alcanzable

«La fama es un tema enorme, un asunto extraño, una frontera narrativa. No se ven igual las cosas desde aquel lado de la fama, desde el mundo del famoso»

Opinión

Aloma Rodríguez

Vuelta al cole

«La educación es uno de los asuntos sobre los que nunca estamos de acuerdo y, como sucede con otros temas importantes, se usa para agredir al adversario político»

Opinión