Marta Garcia Bruno

Válvulas de escape

Me gusta ir de vez en cuando a la biblioteca del barrio para encontrar ese momento de concentración que en la vorágine del día a día es difícil localizar. Y el otro día mientras tomaba asiento y entraba de lleno en esa atmósfera cálida y silenciosa quise hacer una panorámica del lugar. Los visitantes efímeros, los jóvenes que aún no se han dado el bofetón de la realidad; los que ya hemos entrado de lleno en el mercado y luego muy concentrados los que más me cautivan: ratones de biblioteca de cuarenta para arriba. Allí están, con su ceño fruncido, su tesón por hincar codos o al menos aprender. Tengan 30, 40, 50. Qué valor, hombre.

Opinión

Válvulas de escape
Marta Garcia Bruno

Marta Garcia Bruno

Periodista y futura politóloga. Profesora UFV.

Me gusta ir de vez en cuando a la biblioteca del barrio para encontrar ese momento de concentración que en la vorágine del día a día es difícil localizar. Y el otro día mientras tomaba asiento y entraba de lleno en esa atmósfera cálida y silenciosa quise hacer una panorámica del lugar. Los visitantes efímeros, los jóvenes que aún no se han dado el bofetón de la realidad; los que ya hemos entrado de lleno en el mercado y luego muy concentrados los que más me cautivan: ratones de biblioteca de cuarenta para arriba. Allí están, con su ceño fruncido, su tesón por hincar codos o al menos aprender. Tengan 30, 40, 50. Qué valor, hombre.

Gente normal. Que sale de ese reducto de paz para llegar a casa, encender la televisión y encontrarse poco más que bustos parlantes sentados en sus sillones del Congreso de los diputados. A un Gobierno que dice que “el Partido Popular es el que más ha luchado contra la corrupción”. A una oposición miedica por un lado y antisistema por otro que se ha puesto un tupido velo y que no se corta en demostrar a todos los que le han votado que les importa bastante poco lo que le ocurra a este país. Ya lo hicieron en campaña. Y para votar hay que ser mayor de edad y con las mismas lo ejercimos. Pero les siguen saltando los casos. Cuando lo hacen.

El maremoto valenciano. “Si el vaso no está limpio, lo que en él derrames se corromperá”, dictó Horario con vehemencia. Es el tatuaje fundido en su logo como el marcado a una res. El que el partido aceptó tarde y mal. El que han aprovechado desde la izquierda para tomarlo como único punto de programa.

La panorámica de la política no tiene nada que ver con la de la biblioteca del barrio. Donde la cultura, tan maltratada hoy en un país que supo mecerla bien, ha quedado destetada y abandonada para los más afortunados. ¿O inteligentes? La estampa de la sala atiborrada de libros, pese a todo, reconforta.

Contexto

    Más de este autor

    ¿Otro accidente económico?

    Primero fue el multimillonario George Soros. Después el “apocalipsis” de William White (OCDE). Ahora Mervyn King, ex gobernador del Banco de Inglaterra, advierte que el mundo está en «la cúspide de otro accidente económico» ¿Es así?

    Opinión

    Despropósitos

    Todavía no he visto en Madrid un solo supermercado en el que se ofrezca comida gratis a los más desfavorecidos, el swingmarket que lo llaman en Holanda, donde puede acudir cualquiera que tenga una renta de 180 euros al mes, sea parado o no. Eso antes que evitar que los más desfavorecidos tengan que vivir en la penosa situación de esperar al cierre de los supermercados para llevarse los kilos y kilos de comida que se tiran al día porque han caducado ese día. Porque no hace falta que Jordi Évole se vaya a Camboya para vislumbrar la precariedad.

    Opinión

    Más en El Subjetivo

    Aloma Rodríguez

    Tener hijos no te hace mejor

    «Ser padre es tan egoísta como no serlo. Y además los hijos pueden convertirse en un escaparate de nuestras virtudes, ‘sparring’ de nuestras frustraciones, explicaciones de nuestros fracasos, o, lo peor, nuestro proyecto vital»

    Opinión