Javier Quero

Venezuela, cambio de sentido

Nadie preveía tan aplastante victoria de la oposición venezolana. No obstante, era de esperar que estando Maduro, el fruto acabara cayendo. La bofetada en las urnas ha dejado sin sentido a un presidente que ya hace mucho tiempo había perdido el sentido del ridículo y hasta el sentido común. El sucesor del gorila rojo no llegó ni a chimpancé encarnado, aunque en su periplo caciquil deliró con apariciones de pajaritos y otras alucinaciones sin sentido, que condujeron a la economía venezolana a la ruina y a los disidentes a la cárcel.

Opinión

Venezuela, cambio de sentido
Javier Quero

Javier Quero

Español. Periodista. Humorista. Ilustrador. Fundador de creActivos. Observador estupefacto. Superviviente.

Nadie preveía tan aplastante victoria de la oposición venezolana. No obstante, era de esperar que estando Maduro, el fruto acabara cayendo. La bofetada en las urnas ha dejado sin sentido a un presidente que ya hace mucho tiempo había perdido el sentido del ridículo y hasta el sentido común. El sucesor del gorila rojo no llegó ni a chimpancé encarnado, aunque en su periplo caciquil deliró con apariciones de pajaritos y otras alucinaciones sin sentido, que condujeron a la economía venezolana a la ruina y a los disidentes a la cárcel.

Sentido pésame para el chavismo, ese régimen que se dedicó a legislar desde los tribunales, a juzgar desde las leyes y a ejecutar desde el Gobierno. A los herederos del comandante que jugó a ser Bolívar sólo les queda entonar el «no podemos», desbordados por unos resultados imposibles de adulterar, como era su costumbre.

El país, que parecía encarrilado en una autopista hacia el abismo, tiene ante sí la indicación de cambio de sentido que puede salvarle del desastre. Para eso, aún deben darse varias circunstancias. Por un lado, resulta imprescindible que el sentido del deber impere entre los diferentes partidos agrupados frente al chavismo. Sólo unidos podrán avanzar. Por otro lado, que Maduro y sus secuaces asuman de verdad la derrota. No me fío. Al máximo representante de la uniformidad oficial del chándal le quedan aún cuatro años de mandato presidencial, adornado por un poder omnímodo consentido hasta la fecha por un Parlamento cómplice del atropello a la libertad.

La oposición, ahora victoriosa, precisa para este cambio de sentido aguzar los cinco sentidos: Gusto a la hora de paladear el triunfo. Vista para atisbar un horizonte esperanzador. Tacto en la misión de gobernar para todos. Oído para escuchar al pueblo. Y olfato para detectar las conspiraciones que tratarán de arrebatarles lo que el electorado les ha dado.

Contexto

    Más de este autor

    El carnaval de los pactos

    Pedro Sánchez, el político con más vetos que votos, es la nueva reina del carnaval. En la chirigota de los pactos, la habilidad para cambiar de disfraz es vital. De ahí que el líder socialista tiña de naranja las líneas rojas que le separaban de Ciudadanos, y lo que eran «las derechas» se transformen en «los derechos». Más complejo es lograr una máscara del agrado de Podemos, cuyos dirigentes sospechan que Sánchez pretende ponerse morado con acuerdos en blanco para superar su marrón. Y así ocurre, que le sacan los colores. Por alcanzar la investidura, Sánchez cambia su vestidura y falla como en los Goya, donde apostó por la indumentaria informal y se encontró con Iglesias dentro de un smoking que le venía como el cargo de vicepresidente, muy grande.

    Opinión

    Aquellos reyes

    Éramos niños ilusionados. Esperábamos a los reyes sin tener pajolera idea de lo que representaba la monarquía. Escribíamos cartas antes de que las nuevas tecnologías liquidaran la correspondencia en papel. Pedíamos regalos con la amenaza constante de descubrir en los zapatos un pedazo de carbón, sin considerar la relación de tal mineral con la crisis energética. Acudíamos a la cabalgata a pesar del riesgo de perder un ojo alcanzado por un proyectil con forma de caramelo, lanzado con muy mala leche desde carrozas, cuando tal nombre aún no se aplicaba a los venerables ancianos. Preparábamos viandas para los monarcas y sus camellos, que por aquel entonces sólo eran animales con joroba y no comerciantes furtivos de sustancias ilegales. Y la noche del 5 de enero caíamos en un sueño inquieto deseando un amanecer temprano.

    Opinión

    Más en El Subjetivo

    Jordi Bernal

    Sin complejos

    «Digo yo que tipos que necesitan exhibirse con el puro en plan Terminator o improvisan una secuencia de Rambo/Torrente en un campo de tiro algunas carencias de autoestima arrastrarán»

    Opinión