José María Albert de Paco

Venezuela: sólo negocios

Los jefes de la diplomacia de los países de la UE han respondido al estallido popular en Venezuela jugueteando con el lenguaje. Así, lo que en puridad es una revuelta les ha merecido el melifluo calificativo de “crisis institucional”, según la retórica inane (pleonasmo) con que Europa tiende a sellar su mala conciencia. En un vertiginoso eslalon por el lado soleado de la historia, Borrell ha llamado a un debate rápido (oxímoron), al consenso y a la unidad de acción, todo en aras de una salida pacífica al conflicto.

Opinión Actualizado:

Venezuela: sólo negocios
Foto: JORGE CABRERA| Reuters
José María Albert de Paco

José María Albert de Paco

De pequeño, en la playa, solía entretenerme yendo y viniendo de lo hondo con algo que demostrara que había estado allí. Fue aquella mi primera escuela de periodismo.

Los jefes de la diplomacia de los países de la UE han respondido al estallido popular en Venezuela jugueteando con el lenguaje. Así, lo que en puridad es una revuelta les ha merecido el melifluo calificativo de “crisis institucional”, según la retórica inane (pleonasmo) con que Europa tiende a sellar su mala conciencia. En un vertiginoso eslalon por el lado soleado de la historia, Borrell ha llamado a un debate rápido (oxímoron), al consenso y a la unidad de acción, todo en aras de una salida pacífica al conflicto. Al hilo del santiguamiento, cómo no recordar los versos finales del swing Algo personal, de Serrat: “Un diálogo de franca distensión que permita hallar un marco previo que garantice unas premisas mínimas que faciliten crear los resortes…”.

No digo que no sea preferible una negociación con Maduro y sus secuaces a un enfrentamiento armado, pero urge acorralarlos para que, en todo caso, lleguen a esas hipotéticas conversaciones al borde de la extrema unción, para que no estén en condiciones, en fin, de avenirse a otro desenlace que no sea la salida ordenada de Miraflores, pajarito incluido. No en vano, uno de los grandes equívocos respecto a Venezuela, y que convierte en estériles las soluciones, digamos, pactistas, radica en considerar que sus actuales mandantes, que no mandatarios, pertenecen a la esfera de la política. Y no. No estamos ante un Gobierno, sino ante un cártel, lo que explica, por lo demás, la resistencia de la cúpula militar a abandonar al jefe. Se trata, después de todo, de seguir velando por el negocio. Como haría Tony Montana.

Más de este autor

Ho visto Maradona

«A Minguella le habría hecho falta un aval más fiable que sus propios ojos. Habría requerido un resto de esa prosa inflamada que a estas horas se derrama en los periódicos para persuadir a la directiva de Agustí Montal»

Opinión

La familia Adams

«’No digas nada’ es, por encima de todo, la más escalofriante caracterización de todos los otegis que en el mundo han sido, encarnada, aquí, en Gerry Adams»

Opinión

Más en El Subjetivo

Jordi Amat

El manuscrito maldito de Josep Pla

«Pla, al describir la verborrea estéril de los políticos republicanos y las fatales consecuencias de su incapacidad, no disimuló su nítido adhesión al relato de la victoria franquista»

Opinión

Víctor de la Serna

Los profesionales vuelven a Washington

«Lo que desde la Unión Europea podemos desear es ser socios y aliados auténticos de nuevo, sin guerra de aranceles, y podamos enfrentar juntos los planes de rusos, chinos –e incordios como los turcos-, que han avanzado mucho sus posiciones»

Opinión