The objective

El Subjetivo

Opiniones libres de algoritmos

Opiniones libres de algoritmos

Venezuela: sólo negocios

Foto: JORGE CABRERA | Reuters

Los jefes de la diplomacia de los países de la UE han respondido al estallido popular en Venezuela jugueteando con el lenguaje. Así, lo que en puridad es una revuelta les ha merecido el melifluo calificativo de “crisis institucional”, según la retórica inane (pleonasmo) con que Europa tiende a sellar su mala conciencia. En un vertiginoso eslalon por el lado soleado de la historia, Borrell ha llamado a un debate rápido (oxímoron), al consenso y a la unidad de acción, todo en aras de una salida pacífica al conflicto. Al hilo del santiguamiento, cómo no recordar los versos finales del swing Algo personal, de Serrat: “Un diálogo de franca distensión que permita hallar un marco previo que garantice unas premisas mínimas que faciliten crear los resortes…”.

No digo que no sea preferible una negociación con Maduro y sus secuaces a un enfrentamiento armado, pero urge acorralarlos para que, en todo caso, lleguen a esas hipotéticas conversaciones al borde de la extrema unción, para que no estén en condiciones, en fin, de avenirse a otro desenlace que no sea la salida ordenada de Miraflores, pajarito incluido. No en vano, uno de los grandes equívocos respecto a Venezuela, y que convierte en estériles las soluciones, digamos, pactistas, radica en considerar que sus actuales mandantes, que no mandatarios, pertenecen a la esfera de la política. Y no. No estamos ante un Gobierno, sino ante un cártel, lo que explica, por lo demás, la resistencia de la cúpula militar a abandonar al jefe. Se trata, después de todo, de seguir velando por el negocio. Como haría Tony Montana.

Más de este autor

Fuero interno

"Ni un solo diario consideró un escándalo que un dirigente regional del PP llamara extranjera a Cayetana, pero todos han publicado la respuesta de esta última"

Más en El Subjetivo

Harold Bloom

Da miedo que la muerte de Bloom sea otro síntoma del ocaso de lo que él representó, pero la historia es la que es, no hay otra, y va de lo strong a lo light con una rapidez preocupante