Melchor Miralles

Viajar sin pastillas

El mundo los contenidos audiovisuales avanza que es una barbaridad. Cada día hay operaciones de gran calado, la última de compra de Warner por la teleco ATT. El valor cambia de lugar y las teles tradicionales o se rehacen o sufrirán como los medios de papel. Y en esta movida con avances tecnológicos diarios, se eleva Netflix como jugador destacado de la partida, con una oferta de contenidos de producción propia y ajena de buena calidad, que van de las películas a los documentales, pasando por las series y todo a la carta y a precio razonable.

Opinión

Viajar sin pastillas
Melchor Miralles

Melchor Miralles

Periodista, productor de televisión y cine y escritor. Le gusta leer, viajar, comer, o sea, un disfrutón de la vida.

El mundo los contenidos audiovisuales avanza que es una barbaridad. Cada día hay operaciones de gran calado, la última de compra de Warner por la teleco ATT. El valor cambia de lugar y las teles tradicionales o se rehacen o sufrirán como los medios de papel. Y en esta movida con avances tecnológicos diarios, se eleva Netflix como jugador destacado de la partida, con una oferta de contenidos de producción propia y ajena de buena calidad, que van de las películas a los documentales, pasando por las series y todo a la carta y a precio razonable.

El mandamás de Netflix, Reed Hastings, en una conferencia de las suyas, ha dicho que en el futuro el ve una suerte de mundo paralelo en el que nos tomaremos una pastilla para viajar. Y creo que Hastings, que es un lince, se ha equivocado. Esta mención de la farmacopea como vía de evasión se ha inventado hace tiempo, y a más de uno le ha llevado al desastre. La vía de escape del personal puede ir por el pastillamen, pero cada día más va por el entretenimiento de calidad servido sin limitaciones de soporte, de tiempo o de formato. Y las grandes compañías que aciertan invierten sobre todo en talento para la generación de contenidos. Los que no saben lo que hacen es cuadrar las cuentas vendiendo lo que ellos consideran activos prescindibles. Y lo van a pagar caro.

No se si Hastings había tomado algo, quiso despistar al personal o fue de moderno. Pero el futuro del entretenimiento es apasionante, y no va por las pastillas. Va de buena cabeza, buenas ideas y ser contemporáneo, que no es lo mismo que jugar a ser moderno. O así lo creo yo, sin filtros.

Más de este autor

El triple de Sánchez que quizá no entre

Pedro Sánchez trató de convencer por activa y por pasiva al ex juez Fernando Grande Marlaska para que fuera candidato del PSOE a la alcaldía de Madrid y no lo logró, pero al final entró en el Gobierno como ministro, que luce más todavía y tampoco tiene mala pensión.

Opinión

Las opciones de Venezuela

Ayer el pueblo venezolano se echó de nuevo a la calle, valiente como siempre, para evidenciar por enésima vez el rechazo social al régimen de Nicolás Maduro, sucesor del narcoestado instaurado bajo la dirección del régimen castrista de La Habana, en esa “invasión consentida” que ha sumido a Venezuela en la miseria con un Gobierno ilegítimo que se mantiene imponiendo el terror.

Opinión

Más en El Subjetivo

Julia Escobar

El pozo de Babel

«El ‘spanglish’ tiene el mismo interés que las charadas, los juegos de palabras, los monstruos de feria, o la Biblia en verso».

Opinión