Marta Parreño Gala

Víctimas entre las víctimas

Se dice que llegamos a este mundo con un pan debajo del brazo. Yo no sé a qué viene el dicho, lo que sí sé es que al nacer ya cargamos con una mochila tan llena de condicionantes que nuestra vida quizás no esté escrita, pero sí tiene las vías tan marcadas que es prácticamente imposible salirse del carril. Solo los fueradeserie son capaces de descolgarse esa mochila y tirar palante ligeros, raudos y veloces ignorando un peso que a los demás nos deja absolutamente inmóviles.

Opinión

Víctimas entre las víctimas
Marta Parreño Gala

Marta Parreño Gala

Periodista y cineasta. Escribo, filmo y creo. He rodado 7 cortometrajes y trabajado en El Periódico de Catalunya, Ling Magazine, COM Radio y La Vanguardia. Ahora en Adams Editorial.

Se dice que llegamos a este mundo con un pan debajo del brazo. Yo no sé a qué viene el dicho, lo que sí sé es que al nacer ya cargamos con una mochila tan llena de condicionantes que nuestra vida quizás no esté escrita, pero sí tiene las vías tan marcadas que es prácticamente imposible salirse del carril. Solo los fueradeserie son capaces de descolgarse esa mochila y tirar palante ligeros, raudos y veloces ignorando un peso que a los demás nos deja absolutamente inmóviles.

Resulta que las mujeres refugiadas que están cruzando mares y tierras a pie, además de ser víctimas por huir de la guerra, de la indiferencia, de la pobreza y de un dolor que les persigue allá a dónde van, son más víctimas si cabe por el hecho de ser mujeres. Samira fue violada al llegar a Lesbos tras ser abandonada por su marido y viajar sola desde Siria. Dejas tu casa y te juegas la vida para llegar a Europa y resulta que al llegar alguien te usa como si fueras un trapo porque sabe que nadie va a venir a ayudarte. Plas, plas, plas. Welcome refugees.

Ya sabemos que nacer mujer es una desgracia en más de medio mundo. Lo bueno sería que esa mitad en todo caso disminuyera, aunque basta con abrir un revista o encender la tele para ver que las mujeres seguimos cargando con ese algo que nos cosifica y despersonifica día sí y noche también. Seamos de donde seamos, vengamos de donde vengamos, las mujeres aún somos un cuerpo primero, y una persona, si acaso, después.

Contexto

    Más de este autor

    La pureza y las mujeres

    16 becas pero solo para jóvenes vírgenes. Así abre la noticia. Es el requisito que ha impuesto la alcaldesa de una localidad de Sudáfrica para otorgar becas escolares: la virginidad. Y yo me pregunto muchas cosas, entre ellas la siguiente: ¿Las toquetearán y les harán pruebas para comprobar que además de impuras no son mentirosas? La noticia no menciona edades, pero sí géneros, y una vez más es el nuestro, chicas, el que se lleva la palma. Así que ahí va otra pregunta: ¿Por qué se presupondrá que la pureza es solo cosa nuestra? A colación de la cuál me nace la siguiente: ¿Qué tendrá que ver la pureza con el sexo? ¿Y por qué sigue siendo el sexo tan problemático en más de medio mundo, por no decir en el mundo entero?

    Opinión

    Oda a las cosas

    Le robo el título a Neruda porque el periódico que sostiene este hombre no es solo un periódico. Y él ya evocó algo parecido en su “Oda a las cosas”. Este periódico no es un periódico porque es un clavo al que agarrarse en mitad del precipicio, una luz tenue pero testaruda que llega hasta el fondo de un pozo muy hondo. Siempre me ha fascinado la manera que tenemos de restablecer la normalidad en medio de la destrucción; cómo pequeños detalles le sirven a uno para ascender a la superficie y respirar cuando parece que todo se acaba.

    Opinión

    Más en El Subjetivo

    Luis Arenzana

    From Pandemic to Pandemonium

    «We strongly believe the Pandemic will extend Government influence to most formerly private enterprises because politicians will not be able to contain their desire for this second opportunity at grabbing more power and control over the means of production»

    Opinión

    David Mejía

    Compañero de naufragio

    «Sabemos que no son las creencias las que deciden el voto, sino el voto el que decide las creencias, que nos movemos a ciegas por una meseta incierta»

    Opinión