Carme Chaparro

Víctimas que valen más que otras

Cuando escribo esto miles de personas siguen desaparecidas y decenas de localidades aisladas

Opinión

Víctimas que valen más que otras

Cuando escribo esto miles de personas siguen desaparecidas y decenas de localidades aisladas

Han tenido que llegar a las redacciones imágenes duras, muy duras, para que los periodistas comencemos a darle un lugar destacado. Hemos tenido que escuchar declaraciones como “los supervivientes vagan como zombis en busca de comida” para que empecemos a situar la tragedia. Han tenido que volar los helicópteros y mostrarnos la destrucción total hasta donde alcanza la vista para que el Haiyan y los, de momento, 10.000 muertos que ha dejado en Filipinas sean titular de portada de la prensa europea. 

Cuando estén leyendo este texto probablemente ustedes ya hayan visto –en la tele, en prensa, en internet– los restos de una de las tormentas más potentes registradas en los últimos años, un súper tifón que a su paso ha dejado imágenes que nos recuerdan al tsunami de 2004 en el sudeste asiático. 

Y diez mil muertos. 10.000 –por si en números les impacta más que en letras–. De momento, insisto. Cuando escribo esto miles de personas siguen desaparecidas y decenas de localidades aisladas. La cifra puede multiplicarse.

¿Por qué la tragedia del Haiyan ha tardado tanto en llegar a las portadas? ¿Miles de fallecidos no son noticia?

Depende. 

Es de las primeras cosas que le enseñan a un periodista en la carrera. Que no sólo importa la dimensión de la tragedia. Importa también la cercanía. Valen más tres muertos en España que miles en el otro extremo del mundo. Importan también las sinergias culturales. Valen más tres asesinados en un tiroteo universitario en Estados Unidos que decenas de víctimas en otro tiroteo en un poblado de la India. Importa también la relevancia de las víctimas. Vale más la muerte de un famosísimo cantante/actor/político/jugador-de-futbol sea de donde sea y allá donde se produzca, que el fallecimiento de diez anónimos en la calle de al lado.

Pero para eso estamos las personas, para saltarnos las “normas”.

Para eso estamos los periodistas, para poner la luz en esos sitios que quedarían a oscuras para el resto del mundo. 

Aunque a veces nos olvidemos.

Más de este autor

Gracias por ver el vídeo

Lo siento pero no. Yo no he visto ni quiero ver el vídeo en el que queman vivo al piloto jordano Muaz al Kasabeh. Pero desde aquí quiero dar las gracias a quienes lo han visto.

Opinión

¿Qué le veis a la Torre Eiffel? ¿Qué?

En realidad, es el imaginario colectivo el que ha convertido un montoncito de hierros en un pastelito rosa para enamorados. Es la presión del grupo la que nos ha convencido de que ese mamotreto es el lugar más romántico del mundo.

Opinión

Más en El Subjetivo

José María Marco

COVID-19: THE TEMPEST

He calleth to me from Seir: Watchman, what of the night? Watchman, what of the night? The watchman said, The morning cometh, and also the night: if ye will enquire, enquire ye: return, come. Isaiah, 21: 11-12

Zibaldone