Gabriel González-Andrio

¿Violentos hasta la muerte?

Salen ahora a la luz los datos escalofriantes de la violencia en Venezuela. Según el Observatorio de la Violencia este país registró casi 25.000 muertes violentas durante 2014. Esta cifra supone un incremento con respecto a 2013 de 79 a 82 asesinatos por cada 100.000 habitantes. Una bestialidad.

Opinión

¿Violentos hasta la muerte?

Salen ahora a la luz los datos escalofriantes de la violencia en Venezuela. Según el Observatorio de la Violencia este país registró casi 25.000 muertes violentas durante 2014. Esta cifra supone un incremento con respecto a 2013 de 79 a 82 asesinatos por cada 100.000 habitantes. Una bestialidad.

Acabamos de inaugurar un nuevo año con la esperanza de que al menos sea un poco mejor que el anterior. Nadie sabe lo que pasará. Algunos llevan años prediciendo el fin del mundo sin éxito. Lo que parece claro es que volveremos a tener que convivir con catástrofes naturales, asesinatos, secuestros, violaciones, revoluciones, guerras,  dictaduras, enfermedades,…

Salen ahora a la luz los datos escalofriantes de la violencia en Venezuela. Según el Observatorio de la Violencia este país registró casi 25.000 muertes violentas durante 2014. Esta cifra supone un incremento con respecto a 2013 de 79 a 82 asesinatos por cada 100.000 habitantes. Una bestialidad.

El fenómeno de estos grupos de jóvenes mafiosos y violentos crece sin parar en varios países latinoamericanos. En casi todos los casos el tráfico de drogas y/o armas, la pobreza y jóvenes en exclusión social forman un cóctel explosivo que nadie ha logrado desactivar.

Honduras aparece en las estadísticas de la agencia de Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito como el país que registra las mayores tasas de homicidio en el mundo.

Los que, por ejemplo, hayan pasado alguna temporada en Centroamérica saben cómo se las gastan las llamadas “Maras”. Una de las más temidas es la Mara Salvatrucha (abreviado como MS, Mara, y MS-13), una organización internacional de pandillas criminales asociadas que se originaron en Los Ángeles y que hoy están sobre todo presentes en Estados Unidos, Canadá, México y Centroamérica (Guatemala, El Salvador y Honduras).

Me documento y leo que la mayoría de estas pandillas están integradas por centroamericanos (guatemaltecos, salvadoreños y hondureños) y se encuentran activas en zonas urbanas y suburbanas. Tienen células  localizadas principalmente en Centroamérica, según se dice, con más de 70.000 miembros.

El panorama no es muy alentador. Sin embargo, la desesperación no solucionará nada.  Como dice Edmun Burke, “para que triunfe el mal, sólo es necesario que los buenos no hagan nada”.

Pues eso.

Contexto

    Más de este autor

    Descansen en paz

    Algunos ya no respetan ni el “descanse en paz, amén”. Debo reconocer que en algunos velatorios a los que he asistido no hubiera sido extraño ver una escena como la foto que ilustra la noticia. No digo yo que velar a un cadáver se deba convertir en un paño de lágrimas, pero otra cosa es convertir aquello en una especie de mercadillo donde todos hablan a grito pelado.

    Opinión

    El padre del novio

    Al parecer la idea nació del padre del impronunciable Üzümcüoglu, quien dijo al diario Serhat Kilis que espera que “si Dios quiere, esto llevará a otros a compartir sus fiestas de bodas con sus hermanos sirios”. Esto es un corazón gigante y lo demás son sueños quiméricos.

    Opinión

    Más en El Subjetivo

    Jaime G. Mora

    Las transiciones del rey

    «¿Será Juan Carlos el rey que lideró la transición de una dictadura a una democracia, el que la aseguró el 23-F, y al mismo tiempo el rey que facilitó la transición de una monarquía parlamentaria a una república?»

    Opinión

    Daniel Capó

    Hijos de la ira

    «Las estatuas nos juzgan con sus ojos. Nos miran y nos observan sin decir nada, calladas como una sombra que pesa sobre nuestras conciencias»

    Opinión